Barcelona le declara la guerra al mosquito tigre

|


Fuente de Barcelona

Una fuente de Barcelona, foco para la cría del mosquito tigre. Fuente: CREAF


La Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB) ha comenzado el despliegue del Programa de vigilancia y control de mosquitos, especialmente del tigre, en 60 zonas de la ciudad y contará con ayuda ciudadana.


La ASPB, que lleva a cabo este plan desde 2004, gestiona unas 130 incidencias anuales referidas a este insecto, aunque la irrupción de la ciencia ciudadana, mediante la aplicación móvil ‘Mosquit Alert’, ha supuesto que el año pasado se recibieran más de 150 informes centrados en la capital catalana, según ha informado este miércoles el Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales (CREAF).


CREAF, que ha alertado de que se trabaja en zonas consideradas de “riesgo” de Barcelona como Gràcia, ha aconsejado a propietarios de viviendas con patios, jardines, balcones con plantas y huertos, entre otros, tomar medidas al ser puntos de cría, porque se acumula el agua y permite la proliferación. Precisamente, en estos lugares de titularidad privada se localizan la mayoría de focos de este insecto, por lo que se considera básica la colaboración ciudadana.


Por otra parte los expertos han avisado de que no solo se debe vigilar la presencia del mosquito tigre, sino también de otro tipo de insectos. En este sentido han manifestado que también se ha detectado ejemplares de mosquito de la fiebre amarilla de forma puntual en las Islas Canarias y en Catalunya, en 2017, se registraron 62 casos de Dengue, 24 de Zika, y 9 de Chikungunya, hasta un 30% del total en Barcelona.


   Vallirana, primer municipio del Baix Llobregat en el que se detecta la avispa asiática