ERC y PDeCAT quieren liquidar la Oficina de Marca España

|


Carlos Espinosa y Josu00e9 Luis Bonet


Espinosa, alto comisionado de Marca España, y Bonet, presidente de la Cámara de Comercio de España. Fuente: Europa Press


ERC y el PDeCAT han coincidido en plantear en el Congreso la liquidación de la oficina del Alto Comisionado para la Marca España, creada en 2012 por el Gobierno de Rajoy. Esta propuesta se votará en la próxima reunión de la Comisión Mixta (Congreso-Senado) de relaciones con el Tribunal de Cuentas


Los partidos independentistas se escudan en el informe que presentó el presidente del Tribunal de Cuentas, Ramón Álvarez de Miranda, en el que se ponen de manifiesto una serie de déficits en la regulación y funcionamiento de la institución. Esta documentación, en concreto, señala que el Alto Comisionado todavía carece de desarrollo normativo, que su financiación es "prácticamente inexistente", que padece una evidente falta de medios que le impide realizar su labor, y que ni siquiera comprueba el cumplimiento de los convenios que suscribe.


En su comparecencia, Álvarez de Miranda quiso dejar claro que el Tribunal de Cuentas no pone en cuestión la existencia de Marca España, pero sí insistió en la necesidad de completar su desarrollo normativo y dotarlo de los "suficientes" medios para poder evaluar el resultado de una actividad que, a su juicio, puede ser "perfectamente defendible y positiva".


"De vergüenza ajena" e "intereses ocultos"


El portavoz de ERC en la Comisión Mixta, el senador Bernat Picornell, valora que las conclusiones de esta informe son de "vergüenza ajena" y ponen de manifiesto posibles "intereses ocultos" en la gestión de la Marca España. A su juicio, "ante la evidencia de ocultación de información que pone de manifiesto el informe del Tribunal de Cuentas, hay que preguntarse si existen intereses más allá de los objetivos del Alto Comisionado para la Marca España a través de los convenios con determinadas empresas".


Por ello, ERC insta a "clausurar la Oficina del Alto Comisionado del Gobierno para la Marca España y el cese de todas sus actividades", determinación que también comparte el PDeCAT, formación que aboga por "proceder a la inmediata supresión y liquidación" del Alto Comisionado de Marca España al constatar que en estos 6 años desde su creación "no se ha desarrollado normativamente" y "no ha sabido determinar sus objetivos y acciones concretas y medibles". 



Además, el Partit Demòcrata concluye que "contrariamente a lo que sucede en iniciativas de marca país desarrolladas en otros países de nuestro entorno, la gran mayoría de las líneas de actuación previstas no depende de la acción del Alto Comisionado, ni en su planificación ni en su impulso ni en su consecución". Así argumenta la vieja Convergència que "su supresión es necesaria en aras a evitar duplicidades de funciones y tareas". 


   La propuesta de cambio de horario en la UE genera discursión en España