​La defensa de Puigdemont y Comín quiere sacrificar a los presos

|


Puigdemont y Junqueras

Puigdemont y Junqueras. Fuente: Europa Press


En las últimas horas ha sonado por determinados corrillos la posibilidad de que las defensas de los políticos presos puedan intentar llegar a acuerdos con la Fiscalía en pos de favorecer la situación futura de sus clientes.


Todo acusado de un delito con posibilidad de ser encarcelado tiene el derecho de intentar por los medios que se pueda rebajar la posible pena punitiva que un tribunal le pueda imponer. Y si es por medio del pacto con el acusador es totalmente lícito y en nada criticable.


Parece ser que en esto último la defensa de algunos de los 'exiliats' no estaría de acuerdo. Concretamente el abogado de Carles Puigdemont y Toni Comín, Gonzalo Boye, que circunscribe su acción jurídica a un fin político, en este caso la independencia de Catalunya, por lo que según señala en una entrevista realizada en Vilaweb no ve bien un posible pacto de los hoy procesistas encarcelados con el Ministerio Público.


Boye le pide a terceros que hagan lo que sus clientes no han estado nunca dispuestos a hacer. O lo que es lo mismo: les pide que se enfrenten a penas de décadas de prisión sin mover ni un dedo en su legítima defensa. Les exige en definitiva un sacrificio que nunca les ha pedido a sus patrocinados ni les pedirá.


Y lo cierto es que si Junqueras y compañía están en prisión es debido en buena parte por la actuación de sus defendidos que al darse a la fuga avalaron que los magistrados los encerraran provisionalmente con la realidad palpable, objetiva y demostrable de que sus compañeros huían a la más mínima (ademas de la posibilidad de continuar delinquiendo por las acciones en el exterior del exPresident y el exConseller de Sanidad).


Sin duda la doble moral está presente en la actuación de este jurista que parece más un político que un hombre de leyes. Pero solo lo es en lo que respecta a los clientes de los demás. Frente a los suyos no exige ninguna clase de sacrificio.


Si la actuación de los huidos del Govern es en sí criticable respecto a sus compañeros que se quedaron en Catalunya durante aquellos fatídicos días de octubre y que han acabado en prisión, parece ser que actualmente es todavía peor a las puertas de enfrentarse a durísimas penas.


Les piden un sacrificio que ningún ser humano debería soportar por ninguna clase de ideal político. Y menos cuando ni Puigdemont ni Comín han demostrado estar dispuestos a ninguna clase de heroicidad por su ideología política.


   ​Borrell pone en marcha la maquinaria contra el Procés