Vallirana, primer municipio del Baix Llobregat en el que se detecta la avispa asiática

Vespa velutina en la comarca del Baix Llobregat (Barcelona)
|


Agents Rurals

Agentes Rurales localiza un nido de avispa asiática. Fuente: Agents Rurals


Cuidado con la avispa asiática en el Baix Llobregat. El Cuerpo de Agentes Rurales (CAR), dependiente de la conselleria de Agricultura, ha localizado esta especie invasora en un municipio de esta comarca de la provincia de Barcelona.


Efectivos del CAR han detectado su presencia en el interior de un contenedor de reciclaje en Vallirana, después de haber recibido un aviso. Los agentes han comprobado que se trataba de un nido en construcción de esta especie invasora, el primero que se ha visto en la comarca. El CAR ha procedido a precintar el contenedor y avisar a la Policía Local y Ajuntament de Vallirana, que se ha encargado de aplicar el tratamiento insecticida.


La avispa asiática está plenamente instalada en Catalunya. Las comarcas que más sufren afectaciones en construcciones y viviendas son el Baix Empordà y el Ripollès, mientras que las que sufren más molestias desde el punto de vista agrícola son el Alt Empordà, la Garrotxa, Pla de l’Estany y el Gironès. Su expansión se ha frenado en las comarcas meridionales de Catalunya y su presencia es inexistente en Tarragona


Cabe destacar que durante el 2017 se han observado en 4 nuevas comarcas: El Berguedà, el Bages, el Vallès Oriental y el Maresme. Además durante el pasado año se registró un crecimiento del número de nidos de más del 68%, llegando a los 370 detectados frente a los 116 localizados en 2016. Agents Rurals subraya que se estima que solamente se detectan un 10% de los nidos que existen en la comunidad catalana.


La vespa velutina es considerada una especie exótica invasora en España. Según recoge la legislación española, se define como tal a aquella que se introduce en un hábitat natural o seminatural, y que es un agente de cambio y amenaza para la biodiversidad de la zona, ya sea por su comportamiento invasor o por el riesgo de contaminación genética. En este caso la avispa asiática tiene un potencial colonizador que supone una grave amenaza para especies nativas y ecosistemas. 


   Teresa Jordà señala que el 30% de las operaciones de fruta con hueso catalana no se formalizan por escrito