Decenas de personas tratan de impedir la subasta de inmuebles heredados por la Generalitat

Endavant OSAN y la CUP arremeten contra el Govern de Torra por la subasta
|


Aturem la subhasta protesta

Concentración de la plataforma 'Aturem la subhasta' contra la subasta de la Generalitat. Fuente: Europa Press


Decenas de personas, unos 70 integrantes de la plataforma ‘Aturem la subhasta’, protestan la mañana de este jueves en L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona) para tratar de impedir la subasta de inmuebles heredados por la Generalitat y exigir que se destinen a vivienda pública. Los manifestantes han ocupado varios edificios, uno de ellos en el barrio de Farré y otro en el Clot (Barcelona).


En L’Hospitalet, los concentrados han creado dos cordones de personas para evitar la entrada de los licitadores a la subasta de los 47 inmuebles que posee la Generalitat de herencias intestadas, es decir, propiedades de personas muertas que no han dejado testamento y no tienen herederos.


En este municipio del Área Metropolitana de Barcelona se han vivido momentos de tensión entre ciudadanos y agentes de los Mossos. Desde ‘Aturem la subhasta’ informan de una “fuerte carga” por parte de la policía catalana para facilitar la entrada de los licitadores. Desde la CUP de Sant Martí denuncian la agresión por parte del cuerpo autonómico a un político anticapitalista del distrito: ¡Qué vergüenza! El Govern al lado de los especuladores”.



Por su parte, Endavant OSAN, organización vinculada a la CUP, arremete contra el Govern de Quim Torra y le acusa de ni hacer república ni ponerse “al servicio de las necesidades de las clases populares”. El Ejecutivo catalán, añaden, “reprime a quien lucha por una vivienda digna”.


El Govern de Torra prevé obtener un mínimo de 5 millones de euros


Con esta subasta la Generalitat prevé obtener un mínimo de 5 millones de euros con esta subasta, que incluye 15 inmuebles en la ciudad de Barcelona y el resto en otras poblaciones catalanas, excepto 1 en Vinaròs (Castellón). Las propiedades están distribuidas en 46 lotes separados ya que uno de ellos está formado por 2 inmuebles.



Fuentes de la conselleria de Economía que dirige Pere Aragonès han detallado que la Generalitat está obligada a convertir en líquido todas las herencias intestadas y han añadido que no se han que no se han podido destinar directamente al parque social. Este lunes el vicepresidente Aragonès afirmaba que los recursos que se obtengan de la venta de parte de los lotes serán destinados a la compra de vivienda de alquiler social. 



   El conseller Damià Calvet exige en nombre de la Generalitat que se levante la suspensión de la ley catalana de vivienda