​Adiós amargo de Iniesta, el ‘héroe de Johannesburgo’, a la selección española en el Mundial de Rusia

|


Andrés Iniesta (Reuters)

Andrés Iniesta se despide de la selección española. Fuente: Montaje Reuters


Andrés Iniesta anunció este domingo, tras la eliminación de la selección española en los octavos de final del Mundial de Rusia, su despedida a su larga carrera internacional de 12 años iniciada y cerrada ante el mismo oponente y marcada, sin duda, por aquel gol de la noche del 11 de julio de 2010 que hizo que la 'Roja' se proclamase campeona del mundo por primera vez en su historia.


El de Fuentealbilla confirmó tras el revés mundialista lo que casi era un secreto a voces y que él mismo había dejado caer en las últimas semanas, 'ayudado' por su edad, un físico ya lejos de su mejor nivel y su marcha del fútbol nacional.


Aunque el centrocampista manchego había atisbado un resquicio para continuar jugando antes de afrontar el torneo y que su despedida se redujese sólo a la disputa de más Copas del Mundo, su marcha a Japón y todo lo sucedido en esta competición han terminado por poner punto y final a la posibilidad de seguir engordando su currículum con la selección, con la que ha jugado desde mayo de 2006 para un total de 131 encuentros en los que, una vez se asentó, como en el FC Barcelona, fue pieza indiscutible y clave de los grandes éxitos de la 'generación de oro'.


Iniesta, futbolista respetado por todo el mundo, se marcha con un Mundial y dos Eurocopas en su haber y un balance de 96 victorias, 15 empates y otras 15 derrotas en una carrera que inició un 27 de mayo de 2006 en 'su' Albacete, precisamente ante el que ha sido su último rival, Rusia. Y como este domingo, tampoco fue titular con Luis Aragonés, salió en la segunda parte en lugar de un joven Cesc Fábregas, y tampoco pudo sacar la victoria tras un empate sin goles.



Un gol histórico


El de Fuentealbilla compartió su protagonismo en su club con el de la selección donde se convirtió en indiscutible. En su segundo Mundial tuvo un papel diametralmente opuesto al de 4 años atrás y fue capaz de revertir un mal inicio para convertirse en héroe.


Suiza se impuso en el debut por 0-1 y complicó las cosas. Además, el azulgrana, que llegó 'tocado' la cita, hizo saltar las alarmas tras ser cambiado por culpa de un golpe. El albaceteño se perdió el partido contra Honduras y logró jugar la 'final' ante Chile, ante la que volvió a tener suerte ante la portería para hacer el 0-2.


Iniesta continuó siendo clave en el recorrido de la selección hacia la final y participó en los tantos de David Villa que dieron la victoria en octavos ante Portugal y ante Paraguay, con uno de sus tradicionales elegantes eslalones, en cuartos.


Pero lo mejor estaba reservado días después, el 11 de julio de 2010 en el Soccer City. España disputaba su primera final de una Copa del Mundo y ahí su figura se terminó de engrandecer aún más. El manchego sobrevivió a los golpes de un excompañero como Van Bommel, que cerca estuvo de que el español perdiese los nervios por primera y única vez en su carrera, y entró en la historia del fútbol español con su disparo cruzado a pase de Cesc en la prórroga para batir a Stekelenburg.


Su carrera hacia el córner, donde fue víctima de una enorme montonera del resto de compañeros, mostrando la camiseta con el emotivo recuerdo a su amigo Dani Jarque, fallecido un año antes, forma parte de las imágenes más icónicas del fútbol español. Iniesta era de nuevo héroe, como en 2009 en Stamford Bridge, pero ahora con la selección.


Ni su carrera ni la del combinado nacional se pararon ahí y dos años después formó parte del triplete histórico en la Eurocopa de 2012, lo que le valió ser elegido el mejor del torneo y el mejor futbolista UEFA de ese año.


Sin embargo, el manchego, que apenas había conocido la cara amarga de España como selección, le tocó vivir a partir de entonces el declive. Pese a jugar la final de la Copa Confederaciones de 2013, el Mundial de Brasil supuso el final de parte de algunos de los miembros de la mejor época como Xavi, Xabi Alonso o David Villa, y la Eurocopa de 2016 tampoco fue para nada exitosa y terminó con el paso de Iker Casillas.


Iniesta se quedó junto a Sergio Ramos, David Silva y Sergio Busquets como uno de los miembros del triplete y la llegada de Julen Lopetegui, con el que se mantuvo como indiscutible, avivó las esperanzas de hacer algo importante en Rusia, un sueño cercenado en una tanda de penaltis donde mostró su calma para anotar el suyo. Japón tendrá ahora la oportunidad de disfrutar de su juego y elegancia dentro y fuera del campo.


   Iniesta niega que Guardiola intentara llevárselo al Manchester City