​El Gobierno libera de peajes las autopistas cuya concesión finaliza en 2018 y 2019

Libre de pago el tramo de la AP-7 entre Alicante y Tarragona
|


Autopista AP 1 (Itu00ednere)

Autopista AP-1 Burgos-Armiñón. Fuente: Itínere


El Gobierno levantará la barrera del peaje de las 3 autopistas cuyo plazo de concesión concluye este año o el que viene y que, por tanto, revierten al Estado, según ha anunciado este lunes el ministro de Fomento, José Luis Ábalos. Así quedarán libres de pago la AP-1 Burgos-Armiñón, la AP-4 Sevilla-Cádiz y el tramo de la AP-7 entre Alicante y Tarragona.


“Hemos decidido que se libere el peaje. Vamos a ser coherentes con nuestros compromisos y las propuestas que hemos planteado en el Congreso y el Senado para que estas autopistas se incorporen a la red pública a partir de su vencimiento y se liberen de peaje”, ha afirmado el socialista en una entrevista a El País.


Como ya hemos señalado anteriormente la decisión del nuevo Ejecutivo afectará a tres vías de pago. Se trata de la AP-1 Burgos-Armiñón, que vence el plazo de concesión de 50 años el 30 de noviembre de 2018, mientras que la AP-4 Sevilla-Cádiz y el tramo de la AP-7 entre Alicante y Tarragona, finaliza la concesión el 31 de diciembre de 2019.


Estas dos últimas autopistas son concesiones de Abertis, grupo sobre el que ACS y Atlantia acaban de concluir la OPA que lanzaron sobre la compañía, actual primer grupo gestor de vías de pago en el país. Por su parte la AP-1 está actualmente gestionada por Itínere. Estas tres vías suman 552 kilómetros de longitud, alrededor del 21% de la red total de 2.550 km de vías de pago en España. Cuentan con una media de entre 16.000 y 18.000 usuarios al día.


La supresión del peaje puede sentar precedente


La supresión del peaje en estas autopistas puede sentar un precedente para las que terminan la concesión en los próximos años.


Las siguientes que concluirán ya serán responsabilidad del Gobierno que salga de la próxima legislatura y se trata de: la AP-7 que une Barcelona con la Jonquera y Tarragona, y la AP-2 Zaragoza-Mediterráneo, ambas de Abertis y cuyo plazo acaba en 2021. En este sentido cabe destacar que los referidos tramos de la AP-7 figuran entre los que más volumen de conductores registran actualmente, con unos 41.672 y 49.736 vehículos diarios.


Según ha calculado la patronal de constructoras y concesionarias Seopan, la eliminación de peajes de las autopistas tendría un coste de unos 450 millones de euros anuales para las arcas públicas solo en el caso de la media docena que terminan su plazo entre este año y el 2021. El importe ascendería a los 1.000 millones de contemplarse toda la red.


Por su parte el titular de Fomento afirma reconocer los “costes” que implica levantar las barreras, “los de conservación y mantenimiento de las autopistas y el de oportunidad, el que deriva de dejar de cobrar los peajes en el caso de que el Estado decidiera cobrarle”. “Es cierto que, en algún momento, a medida que la red pública vaya aumentando, habrá que plantearse una reflexión sobre los costes de mantenimiento de esta red”, ha admitido Ábalos.


   Ábalos se propone acabar con los peajes en Catalunya y pelear por el Corredor Mediterráneo
   ​Orden de alejamiento de la autopista AP7 para una banda de ladrones de coches
   Fomento rescata este Domingo Santo otras dos autopistas en quiebra