​Borrell afirma que “no se puede prohibir” el Diplocat, pero avisa de que vigilará su actividad

​El ministro de Exteriores dice que el Gobierno no tiene “ninguna hipoteca” con los independentistas
|


Josep Borrell

Josep Borrell, ministro de Asuntos Exteriores (archivo). Fuente: Europa Press


El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, ha explicado este miércoles que “no se puede prohibir” que la Generalitat tenga el Diplocat como servicio de representación en el exterior, si bien ha manifestado que el Gobierno de Pedro Sánchez vigilará sus actividades. Asimismo ha sostenido que el Ejecutivo socialista no tiene “ninguna hipoteca” con los independentistas.


En cuanto al anuncio del Govern de que reactivará el Diplocat y reabrirá las delegaciones de la Generalitat en el extranjero, llamadas ‘embajadas’ catalanas por los soberanistas, ha detallado que habrá que “esperar a ver cómo actúan” y ha declarado que era esperado que el Ejecutivo de Quim Torra recuperase estas estructuras que fueron canceladas por el gabinete de Mariano Rajoy en aplicación del artículo 155 de la Constitución en Catalunya.


El ministro ha apuntado en una entrevista a la Cadena COPE que la “representación en el exterior la tienen todas las comunidades autónomas” y “no se puede prohibir que la tengan”, ya que “no habría base jurídica ni capacidad para hacerlo”. “Si las cosas funcionan con normalidad, en normalidad estaremos y, si no, ya veremos”, ha advertido el catalán.


Preguntado por las descalificaciones vertidas sobre él por distintos líderes independentistas, ha comentado que no sabe por qué le llaman “ultra” y ha señalado que sin “contribuir a la escalada de la descalificación” va a “mantener con firmeza las funciones y responsabilidades” que le correspondan como titular del ministerio de Exteriores.


En este punto ha recordado que no es “ministro de asuntos catalanes” y ha hecho hincapié en que su función es trabajar por “defender” la imagen de España en el exterior, “deteriorada por todos los acontecimientos y sobre la cual se han vertido mucha insidia y mucha mentira”.


Subraya que el Gobierno no tiene “ninguna hipoteca” con los independentistas


Por otra parte, Borrell ha asegurado que el Gobierno quiere ser constructivo, pero ha querido dejar claro que “no tiene ninguna hipoteca ni ninguna deuda que pagar” a los soberanistas. En un encuentro con periodistas, ha reiterado que quienes votaron a favor de la moción de censura a Mariano Rajoy lo hicieron porque quisieron, de manera que Pedro Sánchez no tiene ninguna deuda con nadie.


Con todo ha defendido que el camino a seguir en Catalunya no es el de la escalada verbal, sino el de restablecer el diálogo, si bien ha recalcado que eso “no es una actitud entreguista”. A su juicio, es importante que el presidente del Ejecutivo y el del Govern catalán se reúnan, hablen y fijen posiciones de partida.


Interrogado sobre el control financiero de la Generalitat, ha contado que eso es algo que podrían hablar primero, pero ha recordado que la Ley de Estabilidad Presupuestaria da al Gobierno central la posibilidad de controlar los gastos de todas las comunidades autónomas y no ve motivos para renunciar a ello.


Sobre posibilidad de recuperar artículos del Estatut que fueron anulados por el Tribunal Constitucional, ha opinado que, sobre todo, lo que hay que hacer “clarificarlo”, ya que ahora mismo el Estatut es, además del texto en sí, las 7 sentencias que versan sobre él y eso es poco operativo. En todo caso, cree que muchos asuntos pueden resolverse con la gestión cotidiana, sin que sean necesarias nuevas leyes. 


   ​El ministro de Cultura, Màxim Huerta, fue condenado por fraude fiscal en 2017
   ERC no irá a la comisión de la reforma territorial y el PDeCAT lo supedita a los "gestos" del Gobierno del PSOE
   Borrell advierte que “Catalunya está al borde del enfrentamiento civil”