Borrell asume el cargo de ministro de Exteriores ante los "tiempos difíciles" en España y en Europa

El ministro subraya la importancia de funcionarios "capaces, leales y neutrales"
|


20180607 396902 BorrellMO 1 1

Josep Borrell, nuevo ministro de Exteriores, junto a su antecesor, Alfonso Dastis. Fuente: Europa Press


El nuevo ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Josep Borrell, ha tomado posesión de su cargo este jueves pidiendo a todo el personal del ministerio ayuda para desempeñar su tarea, en un momento en que se viven "tiempos difíciles" en España y en Europa.


"No les oculto que son tiempos difíciles, España se enfrenta quizá al mayor problema que puede enfrentar un país, el de la integridad territorial y la Unión Europea a una crisis de confianza", ha dicho poco después de recibir la cartera de manos de su antecesor, Alfonso Dastis.


Borrell ha recibido la cartera ante la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo; la presidenta del PSOE, Cristina Narbona y el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, además de la plana mayor del actual ministerio y decenas de diplomáticos y trabajadores del Ministerio.


A todos ellos también les ha dado las gracias y, especialmente, a quienes están en Guatemala para llevar ayuda tras la erupción del Volcán de Fuego, a ayudar "en nombre de todos los españoles a los habitantes hermanos de este país".


Contribuir al reconocimiento internacional


En el acto, Borrell ha proclamado que "España es un gran país" y ha destacado como ejemplo de reconomiento internacional que será la sede del Congreso Mundial de la Inclusión en 2020, un puesto que ha "conquistado a pesar de haber puesto poco dinero". "Es un ejemplo del reconocimiento internacional que hoy tiene España y al que este ministerio tiene obligación de contribuir", ha dicho.


El segundo reto que se ha marcado es "contribuir decisivamente" al proyecto europeo, no "con minorías de bloqueo sino con mayorías de avance", tal como se ha "hecho en el pasado y con la contribución de todos". "Si me hubiera dormido en 2007 y despertado 11 años después no habría reconocido la Europa que dejé", ha confesado Borrell, europeísta convencido que fue presidente del Parlamento Europeo entre 2004 y 2007.


"La suerte de un ministro se juega cuando escoge su equipo"


Para todo ello ha pedido la colaboración del personal del ministerio porque, según ha dicho, un ministro es "poca cosa, un ser humano con 24 horas al día". "La suerte de un ministro se juega cuando escoge su equipo y es capaz de catalizar la energía positiva de una administración, generar entusiasmo en el trabajo y dirigirla en defensa del bien del país", ha dicho.


Sus palabras no se han dirigido solo a los altos cargos, sino que ha recalcado que en un "momento litúrgico de la democracia" como es un traspaso de poder, éste solo es posible con "funcionarios capaces, leales y neutrales". "Y si fuera posible silenciosos", ha bromeado, en un momento en el que ha subido el nivel de ruido en el claustro vecino. Borrell ha subrayado que una administración pública capaz de gobernar con Ejecutivos de uno u otro signo es, precisamente, "un gran activo de un país", así que sus funcionarios "deben sentirse muy orgullosos". "Que Dios reparta suerte", ha finalizado.





   ​Celáa defiende la educación como “eje de cambio” y Duque promete dar un “apretón” a la innovación
   ​La “pasión” de Planas por la agricultura y la pesca y el desarrollo sostenible en el frontispicio de Ribera
   El nuevo ministro de Cultura, Màxim Huerta, de "odiar" a "amar al deporte"