Los comuns y los grupos independentistas rechazan quitarle sus privilegios de expresidente a Puigdemont

|


MasyPuigdemont


Carles Puigdemont y Artur Mas, expresidentes de la Generalitat (archivo). Fuente: Europa Press


El pleno del Parlament ha rechazado este miércoles una proposición de ley del PP que buscaba modificar la Ley del estatuto de los expresidentes para retirar prerrogativas a Carles Puigdemont por no estar en Catalunya. La propuesta ha sido descartada con los votos en contra de JxCat, ERC, comuns y la CUP, frente a los votos a favor del PP, Cs y PSC


La iniciativa solicitaba que tanto los medios materiales como los personales que se pongan a disposición de los expresidentes solo se pueden prestar o poner a disposición en el territorio catalán. Los populares han argumentado que la reforma quería garantizar la honorabilidad de la Presidencia "ante nuevas situaciones que se han venido produciendo". Y además proponía que los derechos y prerrogativas reconocidas en la ley quedaran revocadas en caso de condena penal firme contra un expresidente, y automáticamente, sin que el Parlament lo vote. 


Se pretendía que las prestaciones pudieran revocarse total o parcialmente por mayoría de dos tercios del pleno, en caso de que ya no concurran las condiciones de "honorabilidad" necesarias en la persona de un expresidente, atendiendo a hechos conocidos o que se puedan contrastar.


Al defender su propuesta, el diputado popular Alejandro Fernández ha dicho que los "separatistas han sometido la Presidencia de la Generalitat a las más altas cotas de desprestigio en lo simbólico, en lo político y en lo histórico". Por su parte el socialista Ferran Pedret ha calificado la iniciativa de "ponderada y razonada", y ha avalado que se plantee la honorabilidad que tiene que tener un presidente, si bien ha lamentado haya usado el trámite de lectura única para su propuesta. 


En contra, el secretario primero de la Mesa, el juntero Eusebi Campdepadrós ha apuntado que los "autores del 'A por ellos' presentan esta moción hacia una persona que se podría titular 'A por él'". "¿De verdad es todo lo que pueden ofrecer a la ciudadanía?", ha preguntado a la bancada del PP. Por su parte Ferran Civit (ERC) les ha reprochado que no presenten esta iniciativa en el Congreso para expresidentes que han "recibido sobres" y les ha acusado de querer limitar la capacidad de Puigdemont en el extranjero.


La portavoz de CatECP, Elisenda Alamany, ha cuestionado la capacidad del PP para decir cómo deben comportarse los representantes de la ciudadanía y para presentar proposiciones de transparencia: "Este Parlament tiene que abrir sus puertas, pero se me hace difícil pensar que esto venga de la mano del PP". Y desde la CUP, Vidal Aragonés ha tachado la iniciativa de persecución política de los que no pueden soportar que haya un "exiliado con la condición de expresidente". 


El voto a la enmienda de Ciudadanos


También se ha votado una enmienda de Ciudadanos que ha defendido Ignacio Martínez. El diputado ha dicho ver con buenos ojos la propuesta del PP porque la situación política catalana actual "no era previsible". 


La modificación presentada por los naranjas pedía que un exlíder del Govern dejara de recibir las prebendas que le corresponden cuando ejerza, después de ser presidente, otro cargo público "con un trabajo en el ámbito público o privado y con la participación de administración de empresas públicas o privadas", a excepción de las que se contemplan en la ley de incompatibilidades de altos cargos de la Generalitat. 


La enmienda ha sido rechazada con los votos en contra del PP, JxCat, ERC y el PSC (Montilla está en el Senado), los votos a favor de Cs y la CUP, y la abstención de los comuns. 


   El Parlament aprueba la creación de una comisión de investigación sobre el almacén Castor
   La bancada del Govern ya no está vacía tras 7 meses de ausencia
   ​JxCat y ERC colocan a encarcelados y fugados como miembros de las comisiones del Parlament