El cuerpo de la menor de Vilanova i la Geltrú tenía signos de agresiones con arma blanca

Su cadáver fue hallado debajo de un colchón en el domicilio del hombre detenido
|


Mossos
Fuente: Mossos


El cadáver de la menor de 13 años hallada muerta en Vilanova i la Geltrú (Barcelona) tenía agresiones por arma blanca, según ha informado el jefe de la División de Investigación Criminal de los Mossos d’Esquadra, Antoni Rodríguez, en rueda de prensa.


El agente ha recalcado que todavía es pronto para determinar las causas de la muerte, ya que todavía no se ha realizado la autopsia del cuerpo, que fue encontrado el lunes sobre las 20.25 horas en un domicilio en el que había un hombre que fue detenido por su presunta relación con los hechos. Rodríguez ha detallado que fueron dos tíos de la menor los que encontraron el cadáver debajo de un colchón en una habitación de la vivienda del arrestado.


La desaparición de la niña había sido denunciada horas antes y desde ese momento se había montado un dispositivo de búsqueda para dar con su paradero. La víctima había salido del colegio sobre las 17.00 horas y fue recogida por sus abuelos paternos, que la llevaron a su casa hasta que alrededor de las 18.50 horas su padre les llamó para decirles que estaba llegando con el vehículo y que hicieran bajar a la niña a la calle para recogerla.


Según han informado los Mossos, el padre aparcó y esperó que la menor saliera del bloque pero no apareció, por lo que se acercó al portal para hablar con los abuelos, quienes le confirmaron que ya había salido de casa. Al no aparecer la niña inició una primera búsqueda, que no dio resultado.


Tras denunciar los hechos a la policía autonómica, los padres de la menor llegaron a la conclusión de que era “bastante difícil” que pudiera haber salido del edificio. Allí se desplazaron entonces un hermano de cada uno de los progenitores y realizaron un rastreo más exhaustivo en el domicilio de los abuelos pero no la encontraron, por lo que extendieron la búsqueda a todo el bloque junto a una dotación de los Mossos “picando puerta a puerta” en cada piso.


Cuando los tíos llegaron al primer piso, un vecino tardó en abrir y salió con una toalla porque supuestamente se estaba duchando. El hombre manifestó que no sabía nada de los hechos. Se amplió la búsqueda exterior pero los dos familiares sospechaban de este vecino y volvieron al domicilio. El sospechoso les abrió la puerta y se expresó “muy incongruentemente”, lo que les alertó y decidieron entrar en la vivienda.


Rodríguez ha explicado que, mientras que uno de ellos se quedó con el hombre en la puerta, el otro entró a revisar las habitaciones. Todas estaban abiertas menos una, que estaba a oscuras y con un colchón fuera de lugar, debajo del cual halló el cadáver de su sobrina, por lo que la Policía Local fue al domicilio y arrestó al hombre, que en ese momento gritó que no había sido él. 


Antecedentes por amenazas leves


El presunto autor, de 42 años, tiene un antecedente policial por una detención por amenazas leves contra su expareja e hija. Rodríguez ha detallado que estos hechos podrían haber estado motivados por una separación no amistosa y que se debió producir un requerimiento judicial al que no se presentó, por lo que fue detenido por orden del juez.


El jefe de la División de Investigación Criminal también ha explicado que la vivienda en la que fue hallado el cuerpo de la niña de 13 años es el domicilio de los padres del detenido, donde vivía con su padre (que no se encontraba en la vivienda en el momento de los hechos), mientras que su madre se encuentra hospitalizada.



Por otra parte ha indicado que la hipótesis con la que trabajan los investigadores es que la menor se encontró de forma “azarosa” con el sospechoso, aunque ha remarcado que aún está por valorar cuánto tiempo llevaba viviendo en el lugar y sus rutinas. 


   Detenida por la muerte de un hombre en Manresa
   Investigan la muerte de una mujer en Reus (Tarragona)
   Presunta agresión sexual a una menor en la sala Razzmatazz de Barcelona