El Mercat de Sant Antoni vuelve a estar en el mapa de Barcelona tras 9 años de obras

|


Virtual Lidl Sant Antoni (Lidl)

Imagen virtual del supermercado Lidl en el Mercat de Sant Antoni. Fuente: Lidl


El Mercat de Sant Antoni vuelve a estar en el mapa comercial de la capital catalana después de 9 años de obras y 80 millones de euros invertidos. Este mercado reabre sus puertas a lo grande con una fiesta de apertura este fin de semana con una veintena de actividades en las que se combinarán tradición y cultura, formación de consumo responsable y visitas guiadas.


El mercado abrirá con una superficie total construida de 53.388 metros cuadrados distribuidos en cinco niveles (cuatro de ellos han sido excavados) y tendrá 235 establecimientos: 52 de productos frescos, 105 de los encantes (no alimentación) y 78 del dominical de libros.


En la planta que se sitúa a pie de calle se encontrará el mercado alimentario y no alimentario con pasillos que pueden cerrarse por separado. En el primer nivel subterráneo se abrirá el supermercado, el gimnasio, el espacio vecinal, las oficinas y el espacio museístico. La segunda y la cuarta planta enterradas se pondrán a disposición de los clientes con unas 400 plazas de aparcamiento, mientras que en la tercera se habilitará una zona de carga y descarga, otra de gestión de residuos y otra de almacenes.


La apertura del mercado ha ido acompañada de la transformación de su entorno para convertirlo en una supermanzana, con el tránsito pacificado y con una nueva gran plaza en el cruce entre las calles Tamarit y Borrell.


   Los mercados de Barcelona están de moda
   Nace el nuevo eje comercial Glòries
   ​Barcelona apuesta por el comercio de proximidad