El expresidente valenciano Francisco Camps niega haber negociado con Ecclestone los contratos de la F1

Camps apunta que el independentismo catalán “tiene a Valencia en su hoja de ruta”
|


Camps1

Camps a su salida de los juzgados. Fuente: Europa Press


El expresidente de la Generalitat Valenciana, el popular Francisco Camps, ha negado en su declaración en calidad de investigado ante la juez que investiga las presuntas irregularidades en la gestión de la Fórmula 1 en València todas las acusaciones que existen contra él y ha apuntado a la existencia de una “causa política” por parte de Compromís, a la que ha tachado de catalanista, debido al interés del independentismo catalán por la comunidad.


Según ha podido saber Europa Press, el exlíder del PPCV ha rechazado este viernes ante la magistrada que ningún responsable de la organización le dijo que el proyecto era una ruina e igualmente ha descartado haber negociado los contratos de la F1 con el magnate de la competición, Bernie Ecclestone. Además se ha desentendido de los aspectos técnicos y ha descargado la responsabilidad de las contrataciones en los trabajadores.


Durante su comparecencia Camps, que ha respondido a todas las partes presentes, ha dicho que nunca ha hablado con Ecclestone de contratos ni de aspectos económicos, y ha añadido que mantenía con él una relación  protocolaria. En este punto ha rechazado que nunca nadie le hubiera informado de que la F1 fuese inviable económicamente, tal y como afirmó el pasado jueves en su declaración el expiloto Jorge Martínez ‘Aspar’, quien explicó que en el 2009 ya advirtió a Vicente Rambla, entonces vicepresidente del Gobierno valenciano, de que organizar el Gran Premio era “ruinoso” y generaba muchas pérdidas.


En este sentido ha sostenido que ni los vicepresidentes Vicente Rambla y Gerardo Camps, ni Aspar (que participó en la organización del Gran Premio con la empresa Valmor), ni la que fuera mano derecha en la negociación, Belén Reyero, le dijeron nada sobre la inviabilidad económica. Y ha señalado también que no tenía trato con Reyero, y no era amigo de Aspar. Cabe recordar que Reyero declaró el pasado martes que precisamente Camps fue el artífice del proyecto y de la inclusión de la empresa Valmor como organizadora de la prueba.


De hecho, un reciente informe de la UDEF, refleja la presunta intervención directa de Camps en 2010 en las negociaciones entre Formula One Administration y la Generalitat para el nuevo contrato, a partir de las instrucciones que dio a Reyero y manteniendo reuniones con Ecclestone para acordar nuevas condiciones del contrato.


Asimismo el escrito señala que en agosto, a pesar de ser periodo vacacional, Camps estuvo abordando la estructura financiera necesaria para asumir un contrato a largo plazo. Además recoge que Reyero le trasladó a Ecclestone que estaban buscando la fórmula para generar una nueva estructura que le presentaría Camps en una reunión en Londres y le trasmitió que tiene el compromiso “personal” del entonces presidente.


“No sé por qué no podemos tener F1 y Catalunya sí”


A su salida de la Ciudad de la Justicia, el político ha lamentado que “alguien cortó la F1” en València porque “el proyecto era a larguísimo plazo” y “Barcelona continúa haciendo la F1 y yo no sé por qué los valencianos no podemos tener F1 y Catalunya sí”. Preguntado por si hubiera acabado siendo rentable el Gran Premio ha reivindicado: “Es el proyecto más rentable de la historia de la Comunidad Valenciana sin lugar a dudas”.


“En 2008 ya ingresamos en renta de economía valenciana más de 400 millones”, ha recalcado Camps. Sin embargo, en el documento de la UDEF se añade un balance económico de la F1 (fechado en mayo de 2012 y enero de 2013) y elaborado por el director del Circuito en aquel momento y ahora, Gonzalo Gobert, donde se cifra en 210 millones los pagados por el canon y otros servicios en el acumulado de 7 años y unas pérdidas de 270 millones sin tener en cuenta la inversión inicial.


En opinión del exdirigente valenciano, la organización del Gran Premio de València está en los juzgados porque “un buen días los señores de Compromís dijeron ‘Valencia no puede tener F1 porque no podemos los valencianos estar por encima de los catalanes, porque si no nuestro proyecto se viene abajo'”.


En este sentido ha tachado a Compromís de “catalanista” y ha apuntado al independentismo catalán. Así ha insistido en que este partido valenciano “es consciente de que cuanto menos Valencia y más Barcelona, los países catalanes tienen más opciones de ser verdad”.


“Cuanto menos Barcelona y más fuerte es Valencia, Catalunya y su capacidad de expansión hacia el sur se impide mucho más”, ha subrayado Camps, que ha denunciado que “quien ayer juró como presidente de la Generalitat de Catalunya (Quim Torra) está convencido de que en su hoja de ruta está Valencia para que sea de los países catalanes”.





   Francisco Camps, expresidente de la Generalitat Valenciana, imputado por la gestión de la Fórmula 1
   La Audiencia Nacional acuerda investigar las acusaciones contra Camps en el juicio de la caja B del PP
   Camps y el obispo auxiliar de Valencia investigados por contratos irregulares para la visita del Papa