El Senado avala que Gina Gaspel se convierta en la primera mujer en dirigir la CIA

|


Gina Haspel

Gina Haspel, nueva directora de la CIA. Fuente: Twitter Trump


El Senado de Estados Unidos ha confirmado este jueves a Gina Haspel como la nueva directora de la CIA, por lo que se convertirá en la primera mujer en encabezar la agencia, según ha informado el diario local The Washington Post.


La candidatura de Haspel, presentada por Donald Trump, ha contado finalmente con el apoyo de varios demócratas a pesar de su implicación en programa de interrogatorios especialmente utilizado para sospechosos de terrorismo, que muchos sectores consideran tortura.


Según las informaciones recogidas por la cadena CNN, la votación se ha saldado con 54 votos a favor y 45 en contra, entre ellos los de 3 republicanos. Por contra, 6 demócratas -la mayoría de los cuales se presentarán a la reelección en estados en los que se impuso Trump en 2016- han respaldado su candidatura.


Haspel ha recibido múltiples críticas en las últimas semanas por haber dirigido un 'centro negro' de la CIA en Tailandia en 2002 y preparó un cable diplomático que su jefe ordenó destruir en 2005 con decenas de grabaciones de interrogatorios.


Durante su reciente comparecencia ante la Comisión de Inteligencia del Senado -que respaldó el miércoles su candidatura-, Haspel prometió que bajo su mando la CIA no retomaría prácticas como el ahogamiento simulado o 'waterboarding'. La técnica de 'waterboarding' es una forma de tortura que consiste en echar grandes cantidades de agua directamente a la cara del sujeto con el objetivo de asfixiarle poco a poco y forzar una confesión.


Una revisión interna de la CIA realizada en 2011 absolvió a Haspel de cualquier tipo de responsabilidad por la destrucción de una serie de grabaciones en las que se mostraba las duras condiciones en las que se interrogó a un sospechoso de pertenecer a Al Qaeda.


La agencia publicó el 21 de abril un memorándum en el que explicó que Gina Haspel no tuvo nada que ver con dichas grabaciones ni cuestionarios, como respuesta a las inquisiciones por parte parlamentarios demócratas que habían exigido conocer más datos sobre su trayectoria en la agencia con el objetivo de frustrar su nominación como candidata.


Dentro de las altas esferas de la CIA se ha dicho en repetidas ocasiones que Haspel fue la responsable de redactar un informe en el que se solicitaba borrar las cintas de grabación por orden de su superior, creyendo que la directiva ya tenía constancia del hecho.


Trump nombró a Haspel como sucesora de Mike Pompeo, ahora secretario de Estado, y desde entonces le ha expresado su apoyo. "Mi muy respetada nominada para directora de la CIA, Gina Haspel, ha sido criticada porque era demasiado dura con los terroristas... ¡Gana Gina!", dijo recientemente el presidente.



   La nominada de Trump para dirigir la CIA ofrece retirar su candidatura
   Trump despide por Twitter a Tillerson como secretario de Estado de EEUU
   ​Trump hace de Trump para salvar su presidencia