​Torra promete el cargo sin acatar la Constitución, sin citar al Rey y sin la medalla del president

|


Torrent y Torra

Roger Torrent y Quim Torra en la toma de posesión. Fuente: Govern


Quim Torra ha tomado posesión como presidente de la Generalitat este jueves, cargo que ha prometido ejercer, copiando a su predecesor Carles Puigdemont, “con fidelidad a la voluntad del pueblo de Catalunya representado en el Parlament”. El juntero ya es oficialmente líder del Govern catalán sin acatar la Constitución, sin referirse al Estatut y sin citar al rey Felipe VI.


Acto austero, breve y con escasa presencia de invitados, pero con muchos detalles simbólicos. En su intento por mostrar la imagen de excepcionalidad que a juicio de los independentistas vive Catalunya, la toma de posesión se ha celebrado en el Salón Virgen de Monserrat del Palau, ha durado unos dos minutos y los únicos cargos institucionales que le han acompañado han sido el presidente del Parlament, Roger Torrent, y el secretario del Govern, Víctor Cullell.


La imagen elegida para presidir el acto ha sido un cuadro de Sant Jordi. Ni retrato del Rey, ni más bandera que la catalana y la medalla de presidente encima de la mesa sin que Torra, que sí lucía en la solapa de la chaqueta un lazo amarillo como Torrent, se la haya puesto en ningún momento. Su intención: simbolizar que la insignia le pertenece al "presidente legítimo" Puigdemont. En cuanto al salón, en lugar del de Sant Jordi como es tradición, se ha elegido el mismo en el que el expresidente Artur Mas firmó el decreto de convocatoria de la consulta independentista del 9N.


Cullell ha sido el encargado de leer el decreto de nombramiento, aludiendo a que este ha sido firmado por el monarca español y “refrendado” por el Gobierno central. Después el propio Torra ha pronunciado la fórmula para prometer el cargo, a pesar de que lo habitual es que lo hubiera hecho el presidente de la Cámara autonómica. Así Torrent no ha tomado la palabra y al finalizar el acto se ha dado la mano con el líder del Govern, que le ha dicho: “Muchas gracias, presidente. Suerte a todos”.


Ni Constitución, ni Estatut, ni Rey


Hasta el Govern de Puigdemont, la toma de posesión de un president había seguido el mismo esquema: el jefe de la Cámara preguntaba al investido si prometía “cumplir fielmente las obligaciones del cargo de presidente de la Generalitat de Catalunya con fidelidad al Rey, a la Constitución, al Estatuto de Autonomía y a las instituciones nacionales de Catalunya”.


Sin embargo este sistema cambió en enero de 2016 con la toma de posesión del exdirigente catalán huido en Berlín de la Justicia española. La entonces presidenta del Parlament, Carme Forcadell, le preguntó si prometía “cumplir lealmente las obligaciones del cargo de presidente de la Generalitat con fidelidad a la voluntad del pueblo de Catalunya representado por el Parlament”.


En este caso, Quim Torra ha seguido la misma fórmula que en la pasada legislatura, si bien ha sido él mismo el que se lo ha dicho todo: “Prometo cumplir lealmente las obligaciones del cargo de presidente de la Generalitat con fidelidad a la voluntad del pueblo de Catalunya representado en el Parlament de Catalunya”. Ni mención al Estatut, ni a la Constitución, ni tampoco al jefe de Estado español. 





   ​El PSOE propone obligar por ley que los altos cargos acaten la Constitución al tomar posesión
   ​El Gobierno español planta a Torra en su toma de posesión como presidente de la Generalitat
   Iceta no aprueba mantener el 155 si se nombra a consellers cesados porque lo ve legal

Comentarios