​Pedro Sánchez se alía con Rajoy contra el Procés... y contra Rivera

|


Rajoy Su00e1nchez (Twitter Rajoy)

Mariano Rajoy y Pedro Sánchez. Fuente: Twitter Rajoy


La reunión entre los dos líderes de los partidos mayoritarios fue foco de la mayoría de los medios y opinión pública en lo referente al Procés. Las declaraciones de ambas partes tras finalizar la misma fueron objeto de atención en ese sentido. Pero ¿es esto lo más importante de esta cumbre?


Las declaraciones de Pedro Sánchez desde Ferraz mostraban a un líder socialista insospechadamente benigno con Mariano Rajoy y extremadamente beligerante con Albert Rivera respecto a la cuestión catalana.


Tanto PP como PSOE le han visto las orejas al lobo vía encuestas. La amenaza naranja se cierne sobre unos y otros. Y Sánchez ha optado en estos momentos por frenar el peligro más inminente para sus números electorales. En este 'negocio' Rajoy será compañero de viaje por el mismo interés, que une a los adversarios irreconocibles la mayoría de las veces.


El 155 ha favorecido a Ciudadanos en Catalunya. Y Rivera quiere seguir hurgando en este tema para sacar el máximo número de votos del campo unionista. Y Sánchez, con el PSC, se ha dado cuenta que si no endurecen su discurso el partido naranja puede acabar haciendo lo que no lograron los comuns. No nos debe extrañar el endurecimiento del discurso frente al Procés de los de Iceta de los últimos días. Y la pérdida del miedo a pedir la aplicación del artículo 155.


En el resto del Estado el hundimiento del PP por los casos de corrupción, y quizás también por la mala gestión del 155, así como la irrelevancia de PSOE (frenado también por los números de Podemos), han provocado la imagen de concordia que vimos ayer. Y quizás no sea la última.


Está claro que las encuestas que maneja el secretario general del PSOE no son buenas para ellos y convierten a los de Rivera en el caballo ganador. Y de ahí las duras palabras que ayer le dedicó, con el lógico beneplácito de Mariano.


De aquí hasta lo que dure la legislatura esta puede ser la dinámica en la política estatal. Y ello acabará afectando al avispero catalán, tema central en la política del líder de Cs que, como se observa, lo agitará las veces que haga falta.


Todos contra Ciudadanos, que encabeza el pelotón. Podrán verse alianzas más o menos explícitas en este sentido, y algunas serán hasta sorprendentes, como la de ayer. Enemigos que se volverán amigos en un abrir y cerrar de ojos, o lo contrario. La política española se mueve entre intereses electorales y el objetivo de mantener la unidad del Estado, seriamente amenazada. Este es el terreno de juego donde se jugará el partido.


   ​Puigdemont opta por Quim Torra, una marioneta fanática en propiedad
   Rivera usa el Procés como ariete para el muro de Rajoy
   'Bonaparte Valls' amenaza las aspiraciones de Ada Colau

Comentarios