​Trump hace de Trump para salvar su presidencia

|


Trump (Voice of America)

Donald Trump. Fuente: Voice of America


El magnate reconvertido a President no está consiguiendo ninguno de sus objetivos en materia de política interna que se había marcado. La construcción del muro, la lucha contra la inmigración ilegal, desmantelar el Obama-Care... nada va bien para lo que había prometido.


El panorama no mejora cuando todas las encuestas señalan que en breve se encontrará una mayoría demócrata en las cámaras que le pondrá todavía el camino más empedrado para lograr una futura reelección en la presidencia de EEUU.


Y por lo visto Trump ha girado la cabeza por el camino seguido a lo largo de su vida y ha optado por hacer de Trump también en política como hizo con sus negocios.


Cuando el actual inquilino de la Casa Blanca estaba al borde de la bancarrota y los bancos barruntaban dejarlo caer por la descomunal deuda que su grupo arrastraba, Trump supo zafarse del peligro vendiendo su marca personal y consiguiendo que sus acreedores no lo dejaran caer por entender que era demasiado grande para ello.


En política exterior ha hecho ahora exactamente lo mismo. Ha vendido la 'marca Trump' para desviar la atención del electorado en sus incumplimientos de política interior. Precisamente el mandatario que vendió la máxima autarquía del país es el que ha puesto casi todos los huevos en el cesto de lo internacional.


Crea conflictos donde no los había o estaban estancados - Palestina, Irán, Siria, guerra comercial frente a UE, Rusia, Cuba - y los apaga en los lugares más insospechados -Corea del Norte. La marca Trump a pleno rendimiento en el campo político internacional... quizás intuye que si los norteamericanos lo ven muy grande, como en su día los bancos, no lo dejarán caer.


Trump también se lució como presentador de TV buscando emprendedores. Los conflictos personales en sus programas eran el pan de cada día para los televidentes, y luego electores, que lo seguían. Circo para la plebe... si echamos un ojo a su Administración y los problemas de ceses, dimisiones, pérdidas de poder, espionajes... veremos que estamos ante el mismo formato televisivo pero en un plano gubernamental.


La cuestión es mostrar al pueblo americano que Donald es un líder fuerte al que no le tiembla el pulso a la hora de dirigir a su personal o simplemente cargárselo. Es el espectáculo en la política. Despedir a alguien un día antes de su jubilación no duden que es un canto a la televisión más 'basuril', aunque estemos en el campo de la política.


Trump ha optado por utilizar lo que durante estos años ha aprendido en el mundo de los negocios. Si en su día eso le funcionó... ¿por qué no habría de hacerlo ahora? Trump hace nuevamente de Trump para salvar su presidencia y optar con garantías a seguir siendo Mr. President un mandato más. 


   EEUU rompe el acuerdo nuclear con Irán
   ​Donald Trump pospone la guerra arancelaria con la UE hasta junio
   De McMaster a Flynn: Los más de 20 cambios en la plantilla de la Casa Blanca desde la llegada de Trump al poder