​Las salidas son la clave para que el Barça financie los 100 millones por Griezmann

|


Griezmann (Alberto Molina)

Griezmann. Fuente: Alberto Molina


Hace meses que son públicos y notorios los contactos entre la estrella de Atlético de Madrid, Antoine Griezmann, y el FC Barcelona para su fichaje. Todo ello quedó corroborado por las declaraciones de Bartomeu esta semana confirmándolo en su entrevista a RAC1.


El coste de la cláusula del delantero francés es de 100 millones, cifra que al lado de lo pagado por Coutinho (160) y Dembélé (145) parece casi un regalo, y más viendo los extraordinarios números del exjugador de la Real Sociedad en materia realizadora.


El problema es que el Barça tras percibir los 222 millones por Neymar el pasado verano ya ha gastado esta cantidad en el brasileño y el francés (sin contar los 40 por Paulinho), por lo que necesita imperiosamente ingresar cash para financiar otro desembolso de tres cifras como es el del internacional por Francia.


La clave está en las salidas de la entidad y las cantidades que se consiga por las mismas. Los jugadores que están en todas las quinielas para abandonar la entidad culé serían André Gomes, Paco  Alcácer, Aleix Vidal, Lucas Digne, Denis Suárez, sumando a esta lista a los cedidos Rafinha, Gerard Deulofeu y Munir El Haddadi.


Un handicap para lograr la cifra mágica de 100 millones por todos ellos juntos es que cuando el Barça vende por descarte el precio de los jugadores se devalúa en el mercado, por lo que resultará difícil su traspaso a terceros clubs por cantidades muy elevadas.


A la secretaría técnica, y por ende al cuerpo técnico, la posible salida de estos jugadores (ya que quizás no se marchen finalmente todos) les genera otro problema añadido: aunque tengan pocos minutos sus puestos deben ser ocupados por otros para tener una plantilla amplia para poder afrontar todas las competiciones con el máximo de garantías. Y eso tiene un coste añadido.


Lo que está claro es que el Barça se ha puesto entre ceja y ceja la adquisición del jugador y Griezmann parece claro que ve con buenos ojos su desembarco en el FC Barcelona. La entidad azulgrana lo único que debe hacer es hilvanar un plan financiero para que el desembolso sea lo menos dañino posible para las arcas del club. Pero la voluntad es realizar la operación de una forma u otra. 


   El Atlético de Madrid se harta del Barça por sus coqueteos con Griezmann
   Bartomeu reconoce contactos con Griezmann desde octubre
   El FC Barcelona niega contactos con Griezmann