Quim Torra, el presidente de paja de Puigdemont

|


Puigdemont, Torra y Artadi

Puigdemont, Torra y Artadi (JxCat). Fuente: Europa Press


El expresidente Carles Puigdemont ya tiene a su sucesor. El político ha descartado este jueves aspirar a la Presidencia de la Generalitat y ha nombrado a dedo a su candidato: Quim Torra, diputado de JxCat y expresidente de Òmnium Cultural


La elección de Torra permitirá desencallar la investidura tras varios meses de bloqueo: este diputado no tienen causas judiciales pendientes y tiene los votos garantizados de su grupo y ERC, además de la abstención de la CUP. Puigdemont renuncia a ser presidente después de que el Tribunal Constitucional haya suspendido recientemente tanto su candidatura como la ley del Parlament para investirlo a distancia.


En su mensaje, el expresidente ha advertido de que la elección de Quim Torra abre un "periodo de provisionalidad marcado por las condiciones que impone el Estado español", recordando que él sigue aspirando algún día a volver a ser investido en el cargo.


"La existencia de presos políticos y exiliados así como la amenaza de continuar aplicando el artículo 155 hace que no podamos en ningún caso hablar de una etapa definitiva", ha defendido Puigdemont, en alusión a los presos soberanistas y los dirigentes que residen en el extranjero.


Puigdemont, que ya se ha visto con Torra en Berlín, le ha agradecido que haya aceptado el encargo teniendo en cuenta el contexto político actual. "Le agradezco personalmente el esfuerzo y el sacrificio de asumir el cargo en unas circunstancias que son extremas", ha dicho el político, que ha afirmado el juntero y la mayoría independentista tiene la responsabilidad "de seguir defendiendo el mandato del 1 de octubre y construir el país de libertades que millones de personas están reclamando".


"Gobernación interior"


El líder de JxCat también ha explicado que él se reserva liderar el Consell de la República, una suerte de Govern en el extranjero, mientras que Torra se encargará "de la gobernación interior, la defensa de los derechos nacionales ante un Estado que se niega a hablar y de la defensa de las competencias y recursos -de la Generalitat- que son laminados sistemáticamante".


El Govern de Torra también deberá restaurar la Generalitat de los efectos del 155 e impulsar un plan de choque que ayude a los ciudadanos y a las entidades a resarcirse de "la venganza" que ha aplicado el Estado a través de la intervención de la autonomía, ha puntualizado el expresidente.


"Máxima unidad, máxima determinación, máxima dedicación y máxima fidelidad al mandato del 1 de octubre que es la fidelidad al pueblo de Catalunya", ha concluido Puigdemont, que ha añadido que el Consell de la República que él liderará desde el extranjero estará al servicio de todos los catalanes, sean independentistas o no, y servirá para que haya representantes políticos que se puedan "expresar con libertad", al no estar al alcance de las decisiones del Gobierno central.


Críticas al Estado


Puigdemont ha confiado en que Torra tenga los votos suficientes para ser investido y que en los próximos días pueda formar un Govern de manera inmediata: "Todos los que han clamado para evitar elecciones tienen la oportunidad con su voto de formar Govern y evitar una nueva convocatoria electoral".


Ha insistido en que su cese como presidente de la Generalitat fue ilegal y ha advertido de que seguirá defendiendo ante instancias internacionales "la legitimidad" de su cargo y la de todo el Govern que fue cesado en aplicación del 155.





   Hacienda expedienta a Puigdemont por no declarar sus bienes
   ​ERC promete sus escaños en el Senado reclamando en catalán la liberación de los “presos políticos”
   Reunión de JxCat y ERC para desencallar la investidura antes de agotar el plazo máximo

Comentarios