Vox solicita al Tribunal alemán la entrega de Puigdemont

Compara al Procés con la condena de alta traición de Hitler
|


Santiago Abascal

Santiago Abascal, presidente de Vox. Fuente: Europa Press


La acusación popular en la causa por el Procés, que ejerce Vox, se ha dirigido al Tribunal alemán de Schleswig-Holstein -que denegó en su resolución inicial la entrega a España de Puigdemont por el delito de rebelión-, a través de su abogado Valentín Quiroga, miembro del colegio de abogados Münich, solicitando la revisión de dicha decisión. En su escrito equipara la condena por alta traición de Hitler en su fallido golpe de estado contra la República de Weimar en 1923 con el proceso separatista en Catalunya.


Vox justifica la extradición de Puigdemont a España por rebelión argumentando la existencia de una violencia orquestada desde las instituciones catalanas y explica las contradicciones de los argumentos que utilizó dicho tribunal regional alemán comparando el caso español con las protestas contra la ampliación del aeropuerto de Fráncfort (caso Schubart) en los años ochenta y que según Vox no es comparable con lo vivido en los días previos, durante y posteriores al 1 de octubre en Catalunya.


En el escrito de Vox se explica que la violencia del caso Schubart no fue organizada por autoridades o funcionarios, sino que se trató de protestas ciudadanas. En el caso del 1-0, el gobierno de Catalunya no suspendió el referéndum y llamó a la población a votar a pesar de la prohibición y la declaración como ilegal por parte del Tribunal Constitucional, un llamamiento que tuvo como consecuencia que parte de la población ejerciera resistencia contra las autoridades del Estado.


Esta resistencia es equiparable con el delito de alta traición por violencia inevitable en Alemania. Puigdemont, sostiene Vox no solo asumió esta violencia, sino que también fue promovida por el mismo, algo que en Alemania sería punible.


La violencia del Procés alcanzó su objetivo


Por otro lado, el referéndum se llevó a cabo según lo planeado y el gobierno de Catalunya incluso realizó el recuento de votos y publicó oficialmente su resultado. La violencia ejercida, por lo tanto, fue de suficiente intensidad, alcanzando su objetivo de celebrar el referéndum ilegal gracias a la actuación de Puigdemont y sus cómplices.


Además, la acusación popular utiliza el caso del fallido golpe de estado de Hitler del 8 y 9 de noviembre de 1923, durante la República de Weimar, en la que fue condenado por alta traición, a pesar de que los acusados en ese caso también negaron la violencia, pretendieron ser juzgados por un tribunal regional -en vez del tribunal estatal que en realidad les correspondía- y con la participación de autoridades policiales, lo mismo que se viene produciendo en el golpe de estado de Catalunya.


El escrito de Vox concluye que Puigdemont dispone de todos los medios procesales de defensa en España, y por tanto "una huida tolerada del procesado dentro de Europa erosionaría los pilares de la UE, la confianza entre los estados miembros y la vigencia del acuerdo Schengen.


   Llarena confirma el procesamiento de Puigdemont y apunta por primera vez a la conspiración para la rebelión
   El juez del 1-O cita como investigados a Amadeu Altafaj y Albert Royo
   Suspendida la teleinvestidura de Puigdemont y advertencia del TC a Roger Torrent