UPN dice que es "evidente" que hay un pacto entre PNV, Bildu y Geroa Bai para anexionar Navarra a Euskadi

|


Javier Esparza

Javier Esparza, presidente de UPN. Fuente: Europa Press


El presidente de Unión del Pueblo Navarro (UPN), Javier Esparza, considera "evidente" que hay "un pacto" entre el PNV, EH Bildu y Geroa Bai para anexionar Navarra al País Vasco y pedir después la independencia de "esa Euskadi que ellos sueñan" y dice que fortalecer al nacionalismo en una negociación como la de los PGE contribuye a romper la unidad de España.


"Desde el inicio de la legislatura hay un pacto entre Geroa Bai, PNB y EH Bildu, que no ha condenado la violencia y ha hecho presidenta a Usúe Barkos", ha señalado en una entrevista con Onda Cero, para incidir en que "quieren que Navarra forme parte de Euskadi y a partir de ahí, levantar el dedo y pedir la idependencia de esa Euskadi con la que ellos sueñan".


Esparza ha recordado que en Navarra "en estos últimos años se ha homenajeado a etarras, la presidenta del gobierno ha votado para que se ponga la ikurriña, se impone el euskera para ser funcionario y se impone a las empresas".


"Navarra es la perla que le falta al nacionalismo vasco para levantar el dedo y plantear la ruptura. ETA lo supo desde el inicio, siempre ha estado obsesionada con Navarra como territorio y lo ha considerado lugar estratégico e Íñigo Urkullu, Andoni Ortúzar y Usúe Barkos están en la misma clave", ha asegurado.


En este sentido, el líder de UPN ha dicho que entiende que el Gobierno español tenga que afrontar acuerdos para sacar adelante los presupuestos del Estado, pero ha advertido de que "el nacionalismo vasco lo que quiere es romper la unidad de este país" y "fortalecer un proyecto nacionalista".


Por eso, ha recordado que su apoyo al Ejecutivo en los PGE no está cerrado y va a depender, por un lado, de que "ayuden al país y ofrezcan estabilidad" y, por otro, de que "no se plieguen al nacionalismo vasco y no discriminen a Navarra", que es "lo mínimo que se puede exigir".


Ha trazado además otra línea roja y es la gestión de los presos de la banda terrorista ETA: "La política penitenciaria se tiene que hacer en un cumplimiento estricto de la legalidad y es una línea que no se puede traspasar. Si se traspasa, desde luego no apoyaremos los presupuestos".


Sobre este asunto, ha criticado el acto que protagonizaron Urkullu y Barkos tras la escenificación de la descomposición de la banda terrorista, un evento "en el que no se exige que se pida perdón a las víctimas, que se esclarezcan los 300 asesinatos por resolver, en el que no se agradece a las fuerzas de seguridad el trabajo que han hecho para derrotar a ETA (...) y en el que se dice que tiene que haber una mesa para hablar de los presos".


"No se habló de todo esto pero sí de los presos. Nosotros, y así se lo hemos trasladado al Gobierno, creemos que la política penitenciaria no se tiene que hacer en una mesa y que lo que faltaba es que la decidan aquellos que han estado recogiendo las nueces mientras otros movían el árbol", ha comentado.


   ​ETA vuelve a hacer diferencias entre víctimas
   Seis de cada diez vascos son partidarios de un referéndum independentista en Euskadi
   El PNV y el Gobierno del PP acuerdan dar luz verde a la primera votación de los Presupuestos de 2018