El Procés coquetea con los restos del naufragio de ETA

|


Josean Fernu00e1ndez (FAQS TV3)

Exterrorista Josean Fernández el el programa Preguntes Freqüents de TV3. Fuente: TV3


Durante el año pasado la presencia de Arnaldo Otegui, condenado en su día por secuestro, siendo agasajado en el Parlament ya resultó chocante. Sabido es que el Procés no cuenta con muchos aliados fuera de CATALUNYA, y eso a pesar del enorme gasto que Romeva y la Generalitat en general -se presupone a tenor de las informaciones policiales y judiciales que van surgiendo- desembolsaron para esta tarea.


No obstante sorprende que durante estos días donde la banda terrorista ETA anunciaba su desaparición, sin pedir perdón a las víctimas, medios de comunicación propios del procesisme (incluyendo la pública TV3) se hayan dedicado a utilizar este tema en su conflicto contra el Estado y España.


Visto desde fuera no tiene mucho sentido esta decisión. Lo único que puede generar es más detractores para los intereses del independentismo. Ver el sábado por la noche en el programa FAQS a un exterrorista no arrepentido y siendo aplaudido por el público (el mismo día además que un exPresident como Montilla recibía la mofa en el programa) es algo de difícil comprensión para cualquier mente humana con un mínimo de lucidez.


Hechos como estos muestran que el procesisme es como un pollo sin cabeza que sigue caminando pero no sabe dónde va. La cabeza del pollo además está en Berlín y la falta de irrigación de sangre al cerebro le impide que su cuerpo separado realice algún tipo de acción que resulte lógica.


Dejando de lado el tema moral sobre el terrorismo, esta actitud procesista ante el fin de ETA con un discurso contemporizador frente a la banda que nunca se había dado en CATALUNYA (y más tras atentados como los de Hipercor), no le sirve de nada a sus fines. Más bien al contrario.


La única estrategia del Procés es desestabilizar al Estado de la mayor manera posible. El problema es que con acciones de carácter destructivo se corre el riesgo de traspasar determinadas líneas rojas. El tema del terrorismo es una de ellas. Y se ha traspasado.


   Irene Villa, víctima de ETA: "ETA ha sido una verdadera cadena perpetua para nuestra democracia"
   ​El procesisme convierte el Parlament en una cámara basura
   La 'Declaración de Arnaga' apela a la "reconciliación" tras el final de ETA