FINAL ETA

El lehendakari Urkullu llama a "honrar" la memoria de las víctimas tras la disolución de ETA

El líder vasco pide trabajar por "el encuentro social y la convivencia"
|


Urkullu

Íñigo Urkullu, lehendakari del Gobierno Vasco. Fuente: Europa Press


El lehendakari, Íñigo Urkullu, ha llamado a "preservar y honrar" la memoria de las víctimas y a trabajar por "el encuentro social y la convivencia" tras la desaparición del terrorismo de ETA, del que ha denunciado que "solo ha causado dolor y sufrimiento injusto".


El presidente del Gobierno Vasco ha participado este sábado en un homenaje a Luis Álava Sautu, responsable de la Red Álava de la resistencia antifranquista, que fue fusilado hace 75 años en Madrid, tras la caída de la organización como consecuencia de la ocupación alemana de Francia.


El político, en una breve intervención durante la ceremonia, se ha referido a la disolución de ETA, sobre la que ha afirmado que supone el cierre "definitivo" de una actividad terrorista "que solo ha causado dolor innecesario y sufrimiento injusto". "El terrorismo ha terminado", ha recalcado, para añadir que con la actividad terrorista "nadie ha ganado nada".


"Aprender del pasado"


Urkullu, que ha reivindicado la memoria de Luis Álava y de la "ejemplar" red de resistencia antifranquista que dirigía, ha subrayado que "también las heridas de la guerra de 1936", iniciada con el golpe de Estado del bando franquista, "duraron demasiadas décadas". Por ese motivo, ha apelado a "aprender del pasado".


El lehendakari ha afirmado que en el momento actual, tras la desaparición de ETA, "lo importante es preservar y honrar la memoria de las víctimas", así como "fortalecer la cultura de la paz y la convivencia", con el fin de que "la violencia no vuelva a formar parte de nuestra vida".


"Esta es nuestra esperanza y determinación de cara al futuro. El ejemplo de la Red Álava nos da fuerza para seguir trabajando por el encuentro social y la convivencia", ha manifestado.


En el acto también han intervenido el diputado general de Álava, Ramiro González, y el alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran. Este último ha dicho que todas las víctimas merecen "reconocimiento, reparación y justicia", tanto las causadas por el régimen franquista, como las originadas por ETA o los abusos de las fuerzas policiales.


Por su parte González ha subrayado que todos los miembros de este grupo de resistencia antifranquista desempeñaron una labor "trascendental", y "dieron su libertad por la libertad de todo un pueblo". El diputado que ha dedicado un agradecimiento especial a las mujeres que participaban en la red, ha explicado que el homenaje de este sábado es "un paso más en la recuperación de la memoria de quienes sufrieron la barbarie de la dictadura franquista".


¿Qué es la Red Álava?


Luis Álava Sautu, responsable-delegado de la Red Álava, fue fusilado hace 75 años en Madrid, tras la caída de la organización como consecuencia de la ocupación alemana de Francia. Nació en 1890 en Vitoria-Gasteiz. Ingeniero agrónomo y químico de formación, estuvo ligado desde joven al mundo nacionalista, fue candidato a diputado a Cortes y, al estallar la sublevación franquista de julio de 1936, era presidente de la Junta Municipal del PNV en Vitoria. 


Durante la Guerra Civil y comienzos de la dictadura de Francisco Franco, entre 1936 y 1940, esta red de resistencia antifraquista, que fue bautizada con el apellido de Luis Álava, realizó acciones solidarias y de asistencia a favor de los presos, exiliados y sus familias. Sus miembros actuaron como correos entre los dirigentes encarcelados y los exiliados, y también fueron espías al servicio de los aliados en la Segunda Guerra Mundial


Para llevar a cabo sus acciones, la red llegó a contar con casi medio centenar de integrantes. En la organización participaron tanto mujeres como hombres de toda clase social de Vizcaya, Álava, Guipúzcoa y Navarra. Tras la ocupación de Francia en junio de 1940 por parte del ejército alemán, la información recabada por policías españoles y alemanes en la delegación en París del Gobierno Vasco presidido entonces el lehendakari José Antonio Aguirre hizo posible la caída de la red. 


Sus miembros fueron detenidos en invierno de 1940/1941 y juzgados sumarísimamente. Luis Álava fue ejecutado en 1943 en el cementerio del Este de Madrid y 19 integrantes más resultaron condenados a largas penas de prisión. 


   Reacciones políticas a la disolución de ETA
   La 'Declaración de Arnaga' apela a la "reconciliación" tras el final de ETA
   Arrancan los trabajos preliminares para la primera exhumación en el Valle de los Caídos