​Enfrentamiento en el Parlament de Catalunya por la teleinvestidura de Puigdemont

|


JxSu00ed

Diputados de JxCat en el pleno del Parlament del 4 de mayo. Fuente: Parlament de Catalunya


La Ley de Presidencia de la Generalitat ha generado un debate tenso e intenso en la sesión plenaria de este viernes y finalmente ha sido aprobada por JxCat, ERC y la CUP. Por un lado se ha situado el 'bando de la DUI' y por el otro el 'bloque del 155' junto a los comuns. La mayoría independentista ha defendido la legitimidad de Puigdemont, mientras que la oposición ha criticado la obsesión de los grupos soberanistas con la candidatura del exlíder del Govern.


Albert Batet (JxCat) ha sido el encargado de defender la reforma de la Ley de Presidencia con la que los junteros buscan facilitar investiduras a distancia, es decir, sin necesidad de que el candidato esté presente en el hemiciclo. El diputado se ha limitado a reivindicar que Carles Puigdemont es un candidato legítimo y que puede volver a ser investido, aunque no ha fijado plazos. Asimismo ha avisado de que esta norma no es “para una sola persona”, sino que puede servir para otros que tengan impedimentos para asistir al pleno como Jordi Sànchez o Jordi Turull, ambos en la cárcel.



La CUP pide a ERC y JxCat desobedecer al TC


JxCat ha contado con el respaldo de ERC y de la CUP, si bien el de estos últimos ha quedado condicionado a la desobediencia por parte de los independentistas a las resoluciones del TC.


Antoni Castellà (ERC) ha explicado que apoyan la ley de JxCat para investir a un presidente a distancia para evidenciar que hay un Estado y una parte del Parlament que no acepta la victoria independentista de las elecciones. El republicano ha admitido que la reforma puede “que no sirva para investir a nadie, porque se la cargarán”, pero ha defendido que se siga adelante con ella para poner de manifiesto que la Cámara catalana no puede escoger al presidente “porque al Estado no le gustan los candidatos”.


Por su parte, la cupaire Maria Sirvent ha mostrado la desconfianza de su subgrupo en relación con el compromiso de JxCat y ERC con la propuesta, por lo que les ha exigido desobedecer los dictámenes del TC e investir al candidato a la Generalitat que tenga más apoyos en la Cámara.



La anticapitalista ha avisado a sus socios soberanistas que no cuenten con la CUP “para agotar los límites de la legislatura adecuando leyes, para al final hacer lo que dice” el Estado español. Lo ha dicho en referencia a una posible suspensión por parte del Constitucional y aludiendo a que JxCat ponga sobre la mesa otro nombre de cara a la Presidencia sin utilizar la investidura a distancia de Carles Puigdemont, que es a quien los cupaires investirían.

Puigdemont “no es un candidato viable”


La oposición se ha situado en contra de la reforma por considerarla ilegal, tal y como dice el Consell de Garanties Estatutàries (CGE), y de la posibilidad de que Puigdemont se convierta en ‘telepresidente’ de la Generalitat.


La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha criticado que el independentismo apruebe la ley sabiendo que no podrá hacer que el líder de JxCat vuelva a ser presidente y les ha pedido que acaben con la “farsa”. “Esta ley no se va a aplicar en ningún sitio excepto en la república imaginaria de Puigdemont”, ha señalado la política naranja, que ha destacado que esta norma supone “pisotear” a la Cámara: “Lo que más pena da es que están degradando el Parlament y saben que no servirá para nada”.



Desde el  PSC, Miquel Iceta ha lamentado que la mayoría soberanista desatienda la posición “unánime y contundente” del CGE contra la modificación y ha afirmado que una investidura así no conviene a Catalunya. El socialista ha recordado a JxCat y ERC que la anterior legislatura “descarriló definitivamente cuando desatendieron al Consell en relación a la ley del referéndum y de transitoriedad jurídica”, y les ha pedido no cometer no caer “en el mismo error otra vez”.


Xavier Domènech, líder de CatECP, ha exigido a JxCat que admita de una vez por todas que su líder no va a ser presidente: “Este es un debate simbólico. De astucias. Todos lo defenderán, y los que no, sabemos que Puigdemont no es un candidato viable, por lo menos en los próximos meses”. El diputado ha recalcado que lo importante es formar un Govern y levantar el 155, y ha asegurado que esta reforma se hace simplemente por intereses partidistas: Sabemos que les servirá como propaganda para explicar lo inexplicable, que es que vamos a elecciones”.



Por último el secretario general del PP catalán y diputado, Santi Rodríguez, ha hecho referencia a una ponencia política elaborada por ERC en la que recientemente admite que la República catalana no existe y ha concluido: “Ellos ya lo han aceptado, ahora solo falta que lo haga JxCat”. 


   ​Luz verde a las teleinvestiduras en el Parlament de Catalunya
   El Parlament pide formar un Govern para acabar con el 155 y la mediación de Europa en el Procés
   ERC constata que la República no existe y busca sumar más apoyos para conseguirla