Toni Comín solicita la polémica delegación de su voto en el Parlament de Catalunya

|


Toni Comu00edn

Toni Comín, exconseller y diputado de ERC. Fuente: Europa Press


Toni Comín lo ha hecho. El exconseller de Salud y diputado de ERC ha pedido delegar su voto en el Parlament a partir del próximo pleno, que se celebra este miércoles. Nuevo 'melón' abierto en la Cámara catalana.


La petición de Comín, único diputado con residencia en el extranjero que todavía no había solicitado la delegación, ya sido registrada en el Parlament. En el documento, firmado por él, delega su voto en Sergi Sabrià y alega que su situación le incapacita a "asistir a los plenos". 


La solicitud del republicano aviva de nuevo la polémica, ya que éste se fue a Bélgica a finales del pasado octubre para no comparecer ante el Tribunal Supremo, al igual que lo hicieron también el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y los exconsellers Lluís Puig, Clara Ponsatí y Meritxell Serret.


Sobre el voto delegado existe un auto del TC del 27 de enero que avisa de que "los miembros de la Cámara sobre los que pese una orden judicial de busca y captura e ingreso en prisión no podrán delegar el voto en otros parlamentarios". 


Atendiendo a esta situación ERC y Comín habían, hasta ahora, descartado esta opción durante los tres meses de legislatura bloqueada por la ausencia de un Govern. No obstante en este momento se animan a presentar la solicitud después de que Puigdemont ya votara de forma delegada en un pleno anterior y nadie lo haya impugnado ante la Justicia.


Tanto Esquerra como JxCat defienden que tanto Comín como Puigdemont se han puesto a disposición judicial de los países en los que se encuentran (Bélgica y Alemania), por lo que están, según ellos, en las mismas condiciones que los independentistas encarcelados. 


La Mesa del Parlament será la encargada de decidir si acepta o no la solicitud de Comín y según fuentes parlamentarias esta decisión podría tomarla el martes a las 10.00 horas en su reunión habitual. En cambio otras fuentes han explicado que la delegación no está en el orden del día, si bien recuerdan que hay tiempo para modificarlo y que finalmente se aborde.


Cabe destacar que los escaños de Comín y Puigdemont son claves para desencallar la legislatura. Si sus dos votos son válidos, junteros y republicanos suman 66 diputados, suficientes para en segunda ronda aprobar por mayoría simple la investidura de un presidente. Pero no es tan sencillo ya que esta delegación cuenta con la opinión contraria de los letrados del Parlament, quienes alegan que estas votaciones podrían ser impugnadas, acción que estudia emprender la oposición.


   ERC lleva al Senado la 'Operació Groga' en la final de la Copa del Rey
   Acto vandálico independentista contra el secretario de Organización del PSC, Salvador Illa
   El independentismo llega al ecuador para encontrar presidente y evitar elecciones en Catalunya