CASO CIFUENTES

​Cifuentes intenta torear el escándalo al renunciar al presunto máster

La presidenta de Madrid reconoce las “condiciones flexibles” de la URJC y pide disculpas
|


Cifuentes1

Cristina Cifuentes, presidenta de la Comunidad de Madrid. Fuente: Europa Press


Cristina Cifuentes hace equilibrismos en la cuerda floja para evitar su eventual dimisión. Tras más de tres semanas desde que se destapase el escándalo de la presunta falsificación de su máster, la presidenta de la Comunidad de Madrid ha tratado de esquivar la polémica sin éxito. El último paso lo ha dado este martes.


La líder del PP madrileño ha escrito una carta al rector de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC), Javier Ramos, en la comunica su pretensión de renunciar al Máster en Derecho Autonómico que supuestamente cursó en 2011/2012 y pide perdón por si alguien se ha sentido ofendido por las “condiciones flexibles” que le permitió la Universidad para cursarlo.


Así lo han confirmado fuentes próximas al Gobierno regional después de que Ramos dijera la semana pasada que se habían encontrado “irregularidades” en la impartición de este título. El rector advirtió de que en el caso de que una sentencia fallara que había habido falsedad documental se procedería a retirarle el máster.


En el escrito, con fecha de este mismo martes y adelantada por OkDiario, Cifuentes mantiene que obtuvo sus estudios de forma legal y le recuerda a Ramos que posee el correspondiente título así como todos los certificados acreditativos del pago de tasas y de las calificaciones en cada una de las distintas materias “sellados y compulsados por la Universidad”. Según ella estos documentos acreditan que no cometió “ninguna ilegalidad”, así como que ha cumplido los “requisitos” que la URJC le puso para conseguir dicho título.


La política echa balones fuera y apunta a la propia Universidad al reconocer que, tal y como se desprende de la información reservada abierta por el centro, la obtención del máster “se vio afectada, al parecer, por diversas irregularidades administrativas” que nada tienen que ver con ella pero que “han dado lugar a su cuestionamiento”.


Cifuentes, sorprendida con el acta


En cuanto a estas presuntas irregularidades la presidenta madrileña destaca el acta falsificada del Trabajo Fin de Master (todavía en paradero desconocido), que le fue remitida directamente por la secretaría del rector el pasado 21 de marzo a las 17.36 horas procediéndose por su parte un cuarto de hora después a dar instrucciones de abrir una información reservada al existir dudas de su contenido.


Todo ello no puede más que “sorprender” a la popular porque dicha acta no había sido pedida por ella. Sin embargo, remarca, procedieron a su distribución a los medios en base a la confianza plena en que la documentación era veraz, dada la fiabilidad que tenía para ella el remitente.


Cifuentes recalca que “desconoce por completo el origen y contenido” de ese documento e insiste en que es “la primera interesada en esclarecer cualquier anomalía que haya podido existir en el proceso de obtención del mismo” que, reitera, es “completamente” ajeno a ella.


En este sentido ha manifestado que tiene “plena confianza en que la Justicia esclarecerá la totalidad de los aspectos relacionados con los procedimientos académicos y administrativos que siguen en la URJC para realizar los cursos de posgrado”. Además señala que espera que ésta determine las responsabilidades ante una “preocupante” vulneración de la ley de protección de datos, “que no solo ha podido facilitar el acceso y la divulgación de datos personales, sino también su manipulación”.


“Condiciones flexibles”


La dirigente autonómica recuerda que se incorporó al máster movida “únicamente por el deseo de profundizar en el conocimiento de una materia de gran interés personal” y porque al principio se encontraba en condiciones de cursarlo en plena dedicación, una circunstancia que, dice, se vio alterada por su nombramiento como delegada del Gobierno en Madrid.


En este sentido explica que pudo continuar al facilitarle la URJC que prosiguiera los estudios en “unas condiciones flexibles” para una persona que a partir de un determinado momento tenía obligaciones que le impedían seguir el mismo régimen académico que el resto de alumnos.


Cristina Cifuentes considera que la modalidad y requisitos que le ofrecieron no cree que hayan sido “ni mejores ni peores que los que se hayan puesto a otras personas” en sus mismas circunstancias. Asimismo, declara que si la Universidad no le hubiera planteado esta posibilidad sencillamente no habría cursado el máster.


“No consideré entonces que las condiciones establecidas por la Universidad para realizar el máster, a pesar de mis dificultades personales, pudieran ser consideradas por alguien como un agravio. Ni que se pudieran sentir perjudicados aquellos alumnos cuyas condiciones personales les permitían seguir estrictamente el régimen académico ordinario, lo que no ocurría en mi caso. Tampoco consideré que podía haber motivo de agravio para nadie, puesto que la posesión de este máster no me ha reportado ningún beneficio ni ventaja profesional de ningún tipo”, asegura en su carta.


A pesar de lo anterior la presidenta del PP de Madrid, "a la vista de lo que está ocurriendo", pide disculpas si se equivocó y en aquel momento debió rechazar las facilidades ofrecidas por la URJC. En este punto recalca que no pretendió sacar ventaja, al igual que no pretende sacarla en el presente ni en el futuro. 


Cristina Cifuentes renuncia al máster pero no a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, tal y como demanda la oposición. La dirigente madrileña se mantiene en sus trece y afirma que ella no ha cometido ninguna irregularidad, sin embargo opta por desposeerse de un título universitario que está bajo sospecha y que la ha colocado en la cuerda floja. 


   El rector de la URJC abre la puerta a quitarle el título del máster a Cifuentes
   Cifuentes insiste en que ella no cometió ninguna irregularidad (video)
   Aguirre declara que "dimitir es fatal" pero dice que no va dirigido a Cristina Cifuentes