El agua del Ter destinada a Barcelona alcanza un mínimo histórico

|


Ayuntamientodebarcelona

Ayuntamiento de Barcelona


El agua del río Ter derivada hacia la región de Barcelona durante el primer trimestre del año ha bajado a 27,5 hectómetros cúbicos, lo que representa un mínimo histórico del volumen aportado, según datos de la Agencia Catalana del Agua (ACA) de la Generalitat.


En 2017, la cifra alcanzó los 35,2 hectómetros cúbicos; en 2016 era de 32,7 hectómetros cúbicos, y en 2015, de 44,3 hectómetros cúbicos, según ha informado la Conselleria de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat este jueves en un comunicado.


Después de la firma de un gran acuerdo para reducir la aportación del Ter, la medida se está llevando a cabo fruto del elevado volumen de reservas de los embalses del Llobregat.


Actualmente, estos reservorios se encuentran al 82,4% de su capacidad y con una tendencia creciente, ante el 64% de los niveles del Ter, lo que contribuirá a equilibrar ambos sistemas de agua.


El río Llobregat registra un elevado cabal a lo largo de su curso, de más de 38 metros cúbicos por segundo (m3/s) en su cabecera; 96 m3/s a su paso por Castellbell i el Vilar, y 251 m3/s en Sant Joan Despí.


Fruto de las lluvias de primavera, la situación de prealerta de sequía ha finalizado, ya que las reservas se encuentran al 70,5% de su capacidad con 432 hectómetros cúbicos.


De todas formas, las cuencas de la Muga (Boadella, 51%), Riudecanyes (23%) y Siurana (17,8%) mantienen una situación persistente de alerta, y la Generalitat pide al conjunto de la población un consumo eficiente y responsable de agua.


   Agentes de la Guardia Urbana tuvieron que hacer un torniquete por la pelea del Raval (Barcelona)
   Para Ada Colau el tranvía está "más cerca que nunca"
   La Fiscalía investiga al Ajuntament de Barcelona por la cesión de datos para la 'multiconsulta'