Los accionistas de CaixaBank avalan el cambio de sede social a Valencia con un 99'9%

|


CaixaBank (CaixaBank)

Fuente: CaixaBank


La Junta General Ordinaria de CaixaBank ha aprobado este viernes el traslado de su sede social a Valencia, una decisión que el consejo de administración de la entidad tomó hace ahora seis meses, a raíz de la incertidumbre política en Catalunya tras el 1-O, y que hoy ha sido ratificada por sus accionistas con el 99,9% de los votos a favor.


La junta, la primera que se celebra en la ciudad de Valencia, tras el cambio de sede, ha aprobado por mayoría todos los puntos del orden del día, entre ellos: las cuentas de 2017, la gestión del consejo de administración, la modificación de las remuneraciones de los consejeros, la entrega de acciones como retribución variable, el nivel máximo de retribución variable para los empleados o el informe sobre remuneraciones del consejo de administración.


A pesar de que todos los puntos han salido adelante con la mayoría de votos a favor, la Junta no ha estado exenta de debate por parte de accionistas, trabajadores y clientes de Caixabank, que han expresado diversas quejas por el traslado de la sede sin consultarles, por las condiciones laborales de la plantilla, por el "abandono" a los pequeños clientes, por las altas remuneraciones de los directivos o los "lazos de la entidad con la industria armamentística", entre otras cuestiones.


"No nos vamos a dormir"


Desde CaixaBank, el presidente Jordi Gual, ha vuelto a defender el cambio de sede social como una "decisión técnica que acordó el consejo de administración por unanimidad, porque lo primero son los accionistas, los clientes y los empleados". "En todo momento se tiene que preservar y garantizar la continuidad del negocio, si esto se pone en cuestión se tienen que hacer cambios para que eso no ocurra".


En todo caso, "las sedes sociales no tienen plazo de vigencia" por lo que Gual ha apuntado que "no sentido especular sobre acontecimientos futuros".


Respecto a la retribución de la alta dirección, ha dicho que es "moderada" en términos relativos a sus competidores, situándose en la posición número 14, mientras sobre la calidad del servicio a los clientes ha asegurado que es "prioritaria" para la entidad y que "constantemente" se monitoriza.


También el consejero delegado Gonzalo Gortázar ha tomado la palabra para explicar que la decisión de unificar las distintas entidades bajo la denominación paraguas de CaixaBank fue una decisión para "potenciar la marca principal" tras varias fusiones.


Respecto a las comisiones que cobra CaixaBank, ha querido precisar que no se incrementan, sino que sus clientes buscan nuevas alternativas de negocio y contratan más productos con CaixaBank, lo que lleva a más comisiones.


Los accionistas aprueban distribuir un dividendo de 0'08 euros el 13 de abril


Los accionistas han aprobado también la distribución el próximo 13 de abril de un dividendo complementario de 0’08 euros brutos por acción, con cargo a los resultados de 2017. Con la distribución de este dividendo el importe total de la remuneración al accionista habrá sido de 0’15 euros por título, un 15,38% más que el año anterior. El banco de origen catalán otorgó a comienzos de noviembre un dividendo a cuenta de 0,07 euros por acción.


De este modo la entidad abonará a sus accionistas 897 millones de euros en efectivo, cifra equivalente al 53% del beneficio neto consolidado (‘pay-out’), en línea con las directrices del Plan Estratégico 2015/2018 de distribuir, como mínimo, un 50% de los beneficios. En 2017 CaixaBank obtuvo un beneficio atribuido de 1.684 millones, lo que representa un aumento del 60’9% respecto al ejercicio anterior y fue el mejor resultado anual de su historia. 


   CaixaBank, elegido mejor banco de España por Global Finance
   Pimco y Anchorage abren proceso legal contra el Santander en EEUU por el Banco Popular
   Fundación La Caixa, la tercera mayor del mundo por volumen de activos, con 24.000 millones ​

Comentarios