Los cinco, de nuevo, a la cárcel

Ninguno reconoce la ilegalidad de su conducta
|


Turull y Rull Supremo

Jordi Turull y Josep Rull, exconsellers del Govern, a su llegada al Supremo. Fuente: Europa Press


Jordi Turull, Josep Rull, Carme Forcadell, Dolors Bassa y Raül Romeva entrarán de nuevo en la cárcel. El juez del Tribunal Supremo que investiga el Procés, Pablo Llarena, ha decretado el ingreso en prisión provisional y sin fianza del candidato a la Presidencia de la Generalitat, la expresidenta de la Generalitat y los exconsellers del Govern.


El magistrado lo ha hecho atendiendo al riesgo de fuga y de reiteración delictiva en los delitos por los que les ha procesado este viernes. Llarena ha cedido así a la petición de la Fiscalía, de la Abogacía del Estado y de la acusación popular ejercida por Vox.


El Ministerio Público argumentaba ante el juez la existencia de riesgo de fuga en el caso de todos ellos y que esta circunstancia se ha visto agravada por el hecho de que la número dos de ERC, Marta Rovira, no haya acudido este viernes a la sede judicial tras haber huido.


Ninguno reconoce la ilegalidad de su conducta


En su auto, de 10 páginas, el magistrado justifica el ingreso en prisión porque no cree en sus manifestaciones y porque a su juicio ninguno de ellos reconoce la ilegalidad de su conducta.


Tras escucharles en la vistilla para estudiar si modificaba su situación, Llarena concluye que “no se aprecia en su esfera psicológica interna un elemento potente que permita apreciar que el respeto a las decisiones de este instructor vaya a ser permanente, ni por su consideración general al papel de la justicia, ni porque acepten la presunta ilegalidad de la conducta que determina la restricción de sus derechos”.


Asimismo apunta que, si bien es cierto que han comparecido ante el tribunal cuando han sido citados, la investigación ha reflejado su clara insurrección a las diferentes resoluciones judiciales, como por ejemplo aquellas que prohibían la celebración del referéndum, las cuales “han desatendido de manera contumaz y sistemática” durante los últimos años.


En cuanto al candidato a la Presidencia de la Generalitat, Jordi Turull, le atribuye una “grave actuación delictiva” y señala que aunque cualquier ciudadano tiene el reconocimiento de optar a una investidura democrática y representativa, esta facultad no desactiva la obligación judicial de velar porque el ejercicio de este derecho no ponga en riesgo “facultades de mayor relevancia y más necesidades de protección”.


"Marcado" riesgo de reiteración delictiva


Sobre el “marcado” riesgo de reiteración delictiva, Llarena aduce que sin perjuicio de que algunos de los procesados hayan renunciado a su acta de diputado (Bassa y Forcadell) todos ellos “han compartido la determinación de alcanzar la independencia de Catalunya”. Y añade que esta “aspiración” la han pretendido satisfacer “mediante instrumentos de actuación que quebrantan las normas prohibitivas penales con apoyo de un movimiento social administrativo y político de gran extensión”.


Por ello el juez concluye que la renuncia al acta de diputado “ni despeja la posibilidad de que persista la determinación” ni tampoco “excluye que los procesados puedan realizar aportaciones a esa intención desde colaboraciones muy diversas, y todas ellas diferentes de la actividad parlamentaria”.



El magistrado insiste en que la actuación de los procesados no permite llegar a la convicción de que hayan abandonado su intención de retornar “al anormal funcionamiento de las instituciones”,  por lo tanto tampoco descarta que puedan prestar una colaboración a la causa independentista desde distintos ámbitos de la vida política. 


Tanto Turull, como Rull, Romeva y Bassa están procesados por delitos de rebelión y también por malversación, mientras que a Forcadell se le atribuye únicamente delito de rebelión. Los cinco han estado ya antes en prisión. Turull, Rull y Romeva volverá a la cárcel de Estremera, donde ingresaron el 2 de noviembre por orden de la juez Lamela. Aquí se reencontrarán con el exvicepresidente Oriol Junqueras y el exconseller de Interior Joaquim Forn, a los que en este tiempo el juez no impuso fianza para poder salir de prisión.


En la prisión de Soto del Real permanecen desde el 16 de octubre los presidentes de ANC y Omnium Cultural, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, a los que también se ha procesado este viernes por rebelión. El 2 de noviembre, la juez Lamela ordenó el ingreso en prisión también de Dolors Bassa y Meritxell Borràs que salieron en libertad bajo fianza un mes más tarde junto a los exmiembros del Govern, a excepcion de Forn y Junqueras. Tanto Bassa como Forcadell, pasó una noche en prisión, volverán ahora a la cárcel de mujeres Alcalá Meco





   Investigan a Jordi Turull por el presunto traspaso de una "parte importante" de su patrimonio a su mujer
   El juez Llarena dice que el "diseño criminal" del Procés sigue vivo y "pendiente de reanudación"
   La Fiscalía y Vox pide prisión para Turull, Rull, Romeva, Forcadell y Bassa