​El Ajuntament de Barcelona obligado a colocar el retrato de Felipe VI en el salón de plenos

|


Busto de Juan Carlos retirado 2015

Retirada del busto de Juan Carlos I del salón de plenos del Ajuntament de Barcelona. Fuente: Europa Press


Felipe VI irrumpirá en el salón de plenos del Ajuntament de Barcelona después de la retirada en 2015 del busto del rey emérito, Juan Carlos I. El Juzgado contencioso administrativo nº3 de Barcelona ha estimado el recurso presentado por la Delegación del Gobierno en Catalunya contra la retirada del busto de Juan Carlos I en 2015 por parte del Govern de Colau, que deberá colocar por orden judicial un retrato del actual rey de España.


La sentencia, con fecha del 5 de marzo, puede ser recurrida por el Ajuntament de la capital catalana y en ella se señala que la imagen del monarca debe colocarse en el Salón de Plenos, “con expresa imposición de costas” y dando cumplimiento al Real Decreto 2568/1986.


El Ejecutivo de Colau retiró el busto del rey emérito de la sala pocos meses después de iniciar su mandato y argumentó que ya no era el jefe de Estado porque había abdicado el año anterior. Sin embargo la figura no fue sustituida por otra de Felipe VI. En el escrito se recoge que la alcaldesa de la Ciudad Condal sostuvo en septiembre de 2015 en una misiva enviada a la Delegación que la retirada no era un incumplimiento.


En este sentido alegaba que pretendía sustituir la efigie de Juan Carlos I por una de Felipe VI, pero que no lo habían hecho por no tener fotos aunque las había pedido. La Delegación rechazó esta justificación afirmando que Patrimonio Nacional había puesto a disposición de las administraciones públicas retratos oficiales del Rey en formato digital.


Barcelona recurrirá al TSJC


Por su parte el Ajuntament de Barcelona presentará un recurso al Tribunal Superior de Justicia de Catalunya. Fuentes municipales han desvelado que los servicios jurídicos del Consistorio trabajan desde la semana pasada en este recurso que puede presentarse hasta el 27 de marzo.


Las mismas fuentes defienden que el pleno debe ser el que decida la simbología de su sala de reuniones, como lo prevé el Reglamento Orgánico Municipal (ROM) tras una modificación aprobada en 2015 en el plenario municipal, con el rechazo de Ciudadanos y el PP.



Además en septiembre de 2016 se acordó (con el voto contrario solo de naranjas y populares) encargar una reforma de la Sala y por eso “será en el marco de esta reforma que se decidirá sobre la simbología que debe tener el espacio”.  


   ​El retrato de Felipe V ‘duerme’ boca abajo en el Ajuntament de Cervera (Lleida)
   Colau cuestiona a Felipe VI su actitud tras el 1-O
   Dos años de cárcel para el rapero Hásel por enaltecimiento de terrorismo