La CUP ve "difícil" llegar a un acuerdo con JxCat y ERC

|


Maria Sirvent
Maria Sirvent, diputada de la CUP en el Parlament. Fuente: Europa Press


La diputada de la CUP, Maria Sirvent, ha afirmado este martes que ve "difícil" llegar a un acuerdo con JxCat y ERC antes del lunes para variar su decisión de abstenerse respecto a la investidura de Jordi Sànchez, y les reprocha que fije el pleno para el 12 de marzo sin respetar los tiempos que requieren sus órganos de decisión.


En una rueda de prensa, ha tachado de "imprudente" la decisión que les transmitió el lunes el presidente del Parlament, Roger Torrent, de convocar el pleno, pese a no tener garantizado que la sesión de investidura permitirá el inicio de la legislatura.


Ha asegurado que toda la propuesta que les ha transmitido JxCat y ERC supone un retorno al autonomismo, que supone una regresión de derechos políticos, sociales y civiles y ha advertido: "No queremos provocar un escenario de elecciones, pero ese escenario tampoco nos hará aceptar una propuesta de gestión del autonomismo".


"Tanto JxCat como ERC conocen perfectamente cuáles son los procesos de toma de decisiones de la CUP, porque son públicos. Estos procesos requieren de debate y deliberación. Hacer propuesta de última hora es no respetar los procesos asamblearios de decisión, con lo que se hace difícil que podamos llegar a un acuerdo de aquí al lunes", ha razonado.


Los cupaires consideran que ambas formaciones están renunciando a construir soberanías al aceptar el autonomismo, un marco que consideran que "no es válido para avanzar en la sanidad y la educación pública ni en derechos como el de una vivienda digna".


No se encuentran con JxCat y ERC



"Cuando hablamos de construir República no lo hacemos como una obsesión. Lo hacemos para recuperar la soberanía, la capacidad de decisión", ha dicho Sirvent, que ha defendido la necesidad de un acuerdo sobre la banca pública, de controlar sectores estratégicos como la luz, el agua, el gas, la energía, la red de comunicaciones, estructuras portuarias, aeroportuarias y ferroviarias, y mejoras en el sistema de salud y educación públicas y en el parque público de vivienda.


En todos esos puntos, aseguran que no se han "encontrado con JxCat y ERC", lo que imposibilita el acuerdo que aflore la investidura de un presidente de la Generalitat y un Govern.


Reconocen que la construcción de la República no es una receta cerrada, pero ven aspectos que son esenciales, como que las instituciones se pongan al servicio del movimiento republicano y puedan activar los mecanismos para "ejercer una desobediencia masiva en contra del poder del Estado que niega la democracia".


Tampoco ven que, en este aspecto, JxCat y ERC estén comprometidos y recuerdan que a ellos no se les ha hecho llegar ningún documento programático que les haga cambiar de opinión sobre abstenerse en la investidura de Sànchez.


   Empresarios alemanes increpan a Roger Torrent y uno 'vota' por su ingreso en prisión
   JxCat amenaza al juez Llarena con una querella criminal si no deja a Jordi Sànchez ir al pleno de investidura
   Santi Vila, exconseller del Govern, acusa a ERC de traición