La CUP se abstendrá ante cualquier candidato mientras JxCat y ERC sigan con el autonomismo

|


Riera, Torrent y Sirvent

Carles Riera, Maria Sirvent y Roger Torrent. Fuente: Europa Press


La CUP pone a prueba el republicanismo de JxCat y ERC. El representante cupaire en el Parlament de Catalunya ha advertido a junteros y republicanos de que sus 4 diputados mantendrán la abstención en un pleno de investidura sea quien sea el candidato.


Así lo ha manifestado en la rueda de prensa posterior a la reunión con el presidente de la Cámara catalana, Roger Torrent, quien ha abierto hoy una nueva ronda de contactos con los grupos para investir a un presidente de la Generalitat. Riera ha reiterado que la falta de acuerdo con ERC y JxCat no se debe al nombre propuesto, Jordi Sànchez, sino a que plantean un Govern autonomista en lugar de uno republicano.


“Un candidato que quiera ser autonomista contará con nuestra abstención, pero con un programa republicano sobre la mesa nosotros podemos aceptar cualquier nombre”, ha recalcado el anticapitalista, que ha asegurado que el Consell Polític de la CUP no abordó en su encuentro del sábado ningún nombre, sino que manifestó un radical desacuerdo con sus socios independentistas sobre el programa de Govern.


En este sentido ha afirmado que no se sentarán en reuniones tripartitas mientras quieran negociar un planteamiento autonomista y ha señalado que solo retomarán la negociación si les propusiesen un programa de desarrollo de la República. Con esta decisión la CUP busca, en palabras de Riera, poner a prueba “la verdadera voluntad de soberanía republicana institucional” de ERC y de JxCat, ya que creen que con sus 4 abstenciones sí puede prosperar la investidura de cualquier candidato que propongan.


Cabe recordar que los independentistas, sin los 4 diputados de la CUP, pierden la mayoría absoluta de 70 escaños, lo que imposibilitaría una investidura en primera vuelta, si bien en la segunda podrían investirlo con mayoría simple, ya que cuentan con 66 diputados frente a los 65 de la oposición. No obstante no está todo claro ya que 4 de sus votos podrían peligrar: los de Puigdemont y Comín, en Bruselas; y los de Junqueras y Sànchez, en prisión.


Previsiblemente los que están en la cárcel podrán delegar el voto, como ya han hecho en otras ocasiones, pero la cuestión es más compleja para los ‘fugados’ que se encuentran en Bélgica, ya que tanto el Supremo como los letrados del Parlament ya advirtieron de que la delegación en su circunstancia iría en contra del reglamento de la Cámara.


La CUP rechaza que Puigdemont y Comín renuncien al acta para conseguir esa mayoría y asume que para desarrollar la República catalana tendrán que desobedecer al Estado, por lo que le piden a junteros y republicanos que demuestren, permitiéndoles el voto delegado, que están dispuestos a ejercer la desobediencia.


“¿Si no han sido capaces de desobedecer sobre el derecho a voto de estos diputados, serán capaces de desobedecer para realizar un programa republicano?”, ha desafiado Riera, que ha defendido que su formación no quiere repetición electoral pero que si JxCat y ERC quiere hacer autonomía serán ellos los que precipitarán nuevas elecciones.


En cuanto a las declaraciones de la coordinadora general del PDeCAT, Marta Pascal, en las que criticó la postura cupaire y les acusó de tirar políticos a la "papelera de la historia" (la CUP obligó a Artur Mas a dimitir a cambio de facilitar la formación de un Govern de JxSí), ha replicado: “Todavía no hemos acabado de lanzar elementos políticos a la papelera de la historia”.


Por último Riera también se ha posicionado sobre la ampliación de la “mayoría social” del republicanismo solicitada por Joan Tardà, portavoz de ERC en el Congreso. En este punto ha dicho que está a favor de ampliar la base republicana, pero sobre un acercamiento con los comuns y abrir diálogo con el PSC, le ha reprochado que incluya a los socialistas por ser “uno de los principales cómplices del 155”.



   ​El independentismo se revuelve contra Tardà por hablar de diálogo con el PSC
   Pascal critica a la CUP: "¿A quién más quieren enviar a la papelera de la historia?"
   La CUP ofrece dos opciones a JxCat y ERC: desobedecer o buscarse a otro para formar Govern