​El presupuesto de Colau aprobado por ausencia de alternativa de Gobierno en Barcelona

|


Pisarello

Gerardo Pisarello, primer teniente alcalde de Barcelona. Fuente: Europa Press


Los presupuestos de BComú no pasan la criba del resto de grupos municipales, pero han sido aprobados este sábado por la ausencia de una alternativa de Gobierno en el Ajuntament de Barcelona. La alcaldesa de la Ciudad Condal, Ada Colau, supera la cuestión de confianza y quedan aprobadas automáticamente las cuentas para el 2018, que serán publicadas en los próximos días en el Boletín Oficial de la Provincia de Barcelona (BOPB).


El primer teniente alcalde, Gerardo Pisarello, ha afirmado que la oposición está “fragmentada” y que no ha dialogado para proponer un proyecto alternativo. El político ha aprovechado para afear que el PSC no haya aprobado los presupuestos por cálculos electoralistas, después de su salida obligada por los comuns del Govern municipal tras la aplicación del 155.


Pisarello ha recordado que las cuentas prevén un gasto corriente de 2.210’5 millones de euros y una inversión total de 482 millones, al tiempo que ha destacado que se contempla dedicar unos 50 millones a ejecutar el Plan de Barrios y 72 millones para la construcción de viviendas.


Asimismo ha explicado que la liquidación del Presupuesto de 2017 sitúa en 1’3 millones el superávit municipal (lejos de los 98 millones del 2016) y que el gasto total ha sido de 2.672 millones. El político ha dicho que se ha mantenido un grado de ejecución “muy superior” al del resto de España y ha defendido la gestión municipal: “Las ciudades somos las que mejor gestionamos y las que hacemos las cosas de forma más rigurosa”.



Por otra parte el ahorro bruto previsto el cierre del 2017 se ha situado en el 16’6% del Presupuesto y la deuda ha permanecido por debajo del 60% de los ingresos corrientes (fijado en el 33%). En este sentido Pisarello también ha señalado que la deuda se mantiene en 835’5 millones de euros, cifra que no prevén que aumente este año.


Por último el primer teniente alcalde de Barcelona ha recalcado, en cuanto a las cuentas del 2018, que cumplen con los principales objetivos económico-financieros, entre los que se sitúan no tener déficit y mantener una buena liquidez para pagar a los proveedores a los 30 días. 



   ​La oposición no confía en Colau y la alcaldesa les reta a formar Govern
   El PSC de L’Hospitalet de Llobregat en contra también del encarcelamiento de los presos independentistas
   Colau cuestiona a Felipe VI su actitud tras el 1-O