​Los procesistes parecen el ejército de Pancho Villa

|


Anna Gabriel1

Anna Gabriel, exdiputada de la CUP. Fuente: Europa Press


El exilio voluntario de Anna Gabriel en Suiza es la última noticia que pone la cereza al pastel que está resultando el llamado Procés. Tras unas semanas de dudas sobre su paradero la exdiputada cupaire aparece en imágenes con un llamativo cambio de look anunciando la decisión de no comparecer a declarar ante el Tribunal Supremo.


Desde la huida de Puigdemont a Bélgica todo se ha vuelto una locura en el campo del independentismo. Ya no tan solo varía la estrategia entre los partidos que integran el bloque del Procés, también entre los propios miembros de cada formación, que hacen y deshacen a su antojo sin mucho sentido.


Si antes de la DUI los procesistes parecían ir con un lirio en la mano mientras el Estado les esperaba con toda su maquinaria engrasada y a punto, ahora la cosa se ha vuelto más patética al observarse que cada uno tira por un camino u otro según le apetezca y sin ningún fin lógico.


Con los partidos peleados entre ellos y cada uno haciendo lo que le da la gana nos encontramos ante un movimiento que si ya demostró que no tenía nada preparado para el día después de la DUI, ahora deja meridianamente claro que no saber gestionar su victoria parlamentaria del 21-D ni la situación de sus huidos y presos.


La distinta respuesta a la comparecencia o no ante los tribunales es una buena muestra de ello. Si la compañera de Gabriel, Mireia Boya, compareció ante Llanera sin el menor problema, ¿por qué ella toma una decisión tan drástica sin, aparentemente, motivo? ¿O es que hay alguna razón que no se nos dice para entender que entraría en prisión? Todo es muy extraño...


De lo que no cabe duda es que los líderes del Procés, dejando de lado sus proclamas propagandísticas a la que tan acostumbrada tienen a la ciudadanía, no saben para donde tirar. Cada uno tiene sus intereses y actúa según los mismos.

Muy torpe debería ser el Estado para romperse en los próximos meses por el conflicto en Catalunya. Delante tiene lo más parecido al ejército de Pancho Villa. Y por lo que se ve cada vez lo será más.


   ​El Procés pone en riesgo ya toda la herencia pujolista
   ​Mireia Boya sigue a Puigdemont y mete en un lío a los encarcelados y a los demás
   ​Puigdemont: del desafío al 'frikismo'