CASO ERE

Guerrero afirma que "nunca" ha hablado de fondos de reptiles en los ERE

El exdirector general de Trabajo niega haber recibido "directrices" de Viera
|


Guerrero (ERE)

Francisco Javier Guerrero, exdirector general de Trabajo de la Junta de Andalucía. Fuente: Europa Press


El exdirector general de Trabajo de la Junta entre 1999 y 2008, Francisco Javier Guerrero, ha afirmado este miércoles que "nunca" ha hablado de 'fondos de reptiles', aclarando que no podía hacerlo cuando tenía "una partida presupuestaria -22E y 31L- con memoria, dotación para un fin concreto y que se aprobaba anualmente con las leyes de presupuestos de la Junta de Andalucía". "Nunca salió de mi boca, se ha tergiversado para pensar que teníamos fondos reservados", ha insistido.


Así se ha pronunciado Guerrero a preguntas de su defensa en la novena sesión del juicio contra 22 exaltos cargos de la Junta, entre ellos los expresidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán, por el 'procedimiento específico' por el que se concedían las ayudas sociolaborales de los expedientes de regulación de empleo (ERE) por la Junta.


Tras concluir el visionado de la declaración de Guerrero ante la juez de Instrucción número 6 de Sevilla, María Núñez Bolaños, en octubre de 2015, que ha ratificado con una salvedad, el exdirector general ha aclarado que no ratificó las declaraciones realizadas ante la juez Mercedes Alaya, que comenzó la instrucción del caso, ni las realizadas ante Policía Nacional y Guardia Civil, porque hay "errores y conceptos que no habían salido de mi boca".


Así, ha asegurado que "nunca" ha hablado de 'fondo de reptiles', expresión que se relaciona con el propio Guerrero para describir el destino de las partidas. "Nunca salió de mi boca. Se ha tergiversado y ha servido de base para la prensa y muchas informaciones y para pensar que teníamos fondos reservados. Nada cierto", ha expresado el exdirector general, precisando que se habla de una partida, la 22E y posteriormente la 31L, que "cumplían los requisitos y garantías legales de la administración andaluza, que aprobó durante nueve años con la Ley de Presupuestos".


"Siempre trabajé con la legalidad"


Guerrero, que ha resaltado que siempre trabajó "con la legalidad", ha señalado que las ayudas previas para las jubilaciones anticipadas se amparaban en la Orden ministerial de 1994; las ayudas sociolaborales a extrabajadores de empresas en procesos de reconversión o en crisis, o a trabajadores con pocas posibilidades de incorporarse al mercado laboral, o las ayudas directas a empresas con planes de reestructuración se otorgaban bajo el amparo de la Orden ministerial de 1995.


En este contexto, ha indicado que el convenio marco firmado entre el Instituto de Fomento de Andalucía (IFA) -posterior agencia IDEA- y la Consejería de Empleo -siendo consejero José Antonio Viera- en 2001 "marcaba la forma de gestión de estas ayudas".


Preguntado por su abogado sobre la presencia de intrusos en los expedientes, Guerrero ha explicado que las ayudas siempre han sido "individuales", aclarando que cuando se habla de 6.300 ayudas sociolaborales en su etapa al frente de la Dirección General de Trabajo son 6.300 expedientes. "No hay expedientes colectivos, sino ayudas individuales reguladas en función del salario del trabajador, su categoría, etc.", ha precisado.


Las aportaciones de la Junta a la ayuda, con complementos entre un 75 y un 82%, estaban "pactadas con sindicatos y comités de empresa", ha apuntado Guerrero, que ha precisado que si había intrusos es por "ahorro administrativo" de las compañías aseguradoras, que nombraban los expedientes "con el nombre de la empresa a la que pertenecían la mayoría de trabajadores beneficiarios" e incluían los pertenecientes a otras sociedades o a trabajadores con ayudas individuales.


Viera "nunca me impuso nada"


De otro lado, Guerrero ha defendido la "honestidad" de los miembros de los gobiernos de la Junta durante su etapa al frente de la Dirección General de Trabajo. "Los gobiernos de la Junta han sido honestos en su trabajo y conscientes de la realidad andaluza", ha reiterado.


Guerrero ha querido aclarar otras cuestiones de sus declaraciones leídas en el juicio, una ante la Policía Nacional, dos ante la Guardia Civil y otra ante Mercedes Alaya, y, en esta línea, ha negado "imposiciones" del exconsejero José Antonio Viera, que "sólo se preocupaba de los problemas que afectaban a Sevilla y a toda Andalucía". "No hubo imposición, sólo reflexiones y explicaciones", ha reiterado Guerrero.


"Como cualquier otro consejero nunca me impuso nada, sólo se preocupaba por los expedientes que afectaban a Sevilla y a toda Andalucía, como el exconsejero Isaías Pérez Saldaña, de Huelva, lo hacía por la Faja Pirítica, o el exconsejero Gaspar Zarrías, de Jaén, por Santana", ha declarado.


Reunión con Aguayo y el interventor


Este miércoles se ha terminado de visionar la declaración de Guerrero ante la juez María Núñez Bolaños en octubre de 2015, que ha ratificado "con una salvedad", ya que en ella aseguró que en 2005 hubo una reunión en la sede de la Consejería de Hacienda a la que asistieron tanto él como el entonces interventor general de la Junta Manuel Gómez y la por entonces viceconsejera de Hacienda, Carmen Martínez Aguayo, el exviceconsejero de Empleo Agustín Barberá y el exdirector general de Presupuestos Antonio Lozano, todos ellos imputados en la causa.


Esta reunión, según Guerrero, se convocó por Barberá tras el informe de la Intervención General elaborado en 2005 en relación al ejercicio 2003 de la agencia IDEA. Tras la misma la conclusión de Martínez Aguayo fue que "se siguiera con el procedimiento -de concesión de ayudas- tal y como se estaba llevando a cabo, nos levantamos y nos fuimos". En la misma se abordó "cómo se estaba trabajando, cómo se realizaban los pagos, en definitiva todo el procedimiento y se decide seguir con el mismo". "No le pareció mal a nadie", insistió.


El procedimiento, según Guerrero, lo explicó Barberá y había que dejar "claro" que la Consejería de Empleo "no estaba metiendo deudas o mermando la cuentas del IFA", quien recibía dinero de la Dirección General de Presupuestos cada mes y de ese dinero se pagaban las ayudas. "El interventor conocía la reunión y no puso objección" al sistema de ayudas, añadió. Este miércoles Guerrero ha matizado que Lozano no estaba en aquella reunión. "Visto al señor Lozano en la Sala, me equivocaba de persona".


   La investigación por las sobrecomisiones del caso ERE se prorroga otros 18 meses
   Chaves y Griñán afirman que no tenían ni idea del presunto fraude del caso ERE
   Exinterventor de la Junta de Andalucía insiste en que "alertó" de las irregularidades de los ERE