Un juez admite a trámite la denuncia de la mujer que dijo que la Policía le había roto los dedos el 1-O

|


Cargas policiales 1 O

Cargas policiales en un punto de votación durante el 1-O. Fuente: Europa Press


El Juzgado de Instrucción 7 de Barcelona ha admitido a trámite la querella presentada por Marta Torrecillas, la mujer que denunció que la Policía le había roto los dedos de una mano cuando trataba de impedir la votación en un colegio durante el referéndum ilegal del 1 de octubre en Catalunya y que, posteriormente, matizó sus propias palabras en televisión reconociendo que había sufrido una inflamación.


En el auto, el juzgado que aglutina todas las denuncias por lesiones en el dispositivo policial del 1-O en Barcelona admite a trámite la querella por presunto delito de lesiones y contra la integridad moral con agravante de odio, motivación ideológica y de género.


El abogado de Marta T. ya pidió citar como investigado a un subinspector de Policía que supuestamente le lesionó los dedos y que había sido identificado a través de las imágenes de la actuación judicial en el CEIP Pau Claris de Barcelona. Según han explicado desde su representación legal, el juez todavía no le ha citado a declarar, a la espera de recibir un informe de los Mossos d'Esquadra en que se recopilarán todas las imágenes grabadas en este centro de votación.


La denuncia de Marta T. se convirtió en viral el mismo domingo del 1-O cuando diferentes medios de comunicación difundieron un mensaje que había mandado a una amiga en el que aseguraba que la Policía le había desalojado de un colegio electoral tirándola por las escaleras, arrojándole cosas y rompiéndole los dedos de la mano expresamente uno a uno. Además, afirmaba que le habían tocado los pechos y le habían pegado. "Esto es mucha maldad", remataba.



El 2 de octubre, Marta T. reconoció en TV3 que trató de impedir la acción de la Policía, que tenía el mandato judicial de requisar el material electoral, sufriendo una lesión consistente en una capsulitis, es decir, una inflamación de la cápsula articular de una mano.


   La mujer que denunció que la Policía le había roto los dedos admite ahora que tiene una capsulitis
   Declaran en el juzgado los primeros heridos durante las cargas del 1-O en Girona
   Un juez investiga a dos antidisturbios por las cargas en un colegio de Barcelona el 1-O