​CASO PÚNICA

Francisco Granados mete en el saco de la trama Púnica a Esperanza Aguirre y a Ignacio González

El principal imputado de la Púnica apunta también a Cristina Cifuentes
|


Francisco Granados


Francisco Granados, exsecretario general del PP, en su llegada a la Audiencia Nacional. Fuente: Europa Press


El exsecretario general del PP de Madrid, Francisco Granados, pedía al juez de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, volver a declarar y decía estar dispuesto “a contar todo”. El principal imputado en el caso Púnica, ha hablado y ha metido en el saco de la presunta financiación ilegal del Partido Popular madrileño a los expresidentes de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre e Ignacio González, así como ha señalado también a la actual presidenta Cristina Cifuentes.


El exconsejero de Presidencia de Madrid ha apuntado directamente a los miembros de la excúpula popular madrileña, Aguirre y González, de los que ha dicho que eran quienes controlaban directamente los nombramientos de los cargos al frente de la Comunidad de Madrid.


Francisco Granados, que ha reconocido la caja B del PP, ha confesado que en el caso de la empresa pública del suelo vinculada a la trama, la extinta Arpegio, delegó su responsabilidad en el exconsejero delegado Eduardo Larraz por orden directa de Esperanza Aguirre. Larraz, en cuya casa la Guardia Civil encontró 146 lingotes de oro, también está imputado en la causa.


Según han informado fuentes presentes en el interrogatorio a Europa Press, el expopular también ha hablado sobre el Programa Regional de Inversiones y Servicios de Madrid, el conocido como Plan Prisma. En este punto ha afirmado que Aguirre ordenó que los fondos del Plan dejaran de entregarse al Ayuntamiento y se ejecutasen directamente desde la Comunidad, así las adjudicaciones pasaron a depender de Presidencia con el objetivo de sacar rédito político por ellas.


En un momento del interrogatorio el presunto cabecilla de la trama Púnica, que dedicó buena parte de su declaración a desacreditar a su antiguo socio David Marjaliza (el otro cerebro de la trama), ha hecho referencia a la actual presidenta de Madrid. Francisco Granados ha dicho que Cristina Cifuentes tuvo un “poder decisorio” por una supuesta “relación sentimental” con su predecesor en la Comunidad madrileña, Ignacio González.


Granados, una de las ranas de la charca madrileña, ha cumplido lo prometido, si bien no ha ‘cantado’ tanto como para descubrirse a sí mismo. Tres años después de su ingreso en prisión en octubre de 2014 – salió en junio de 2017 previo pago de 400.000 euros- y en su tercera declaración judicial (en las anteriores de dedicó a exculparse), ha decidido tirar de la manta después de que su amigo y el otro supuesto cabecilla de la trama, David Marjaliza, soltara la lengua.


Marjaliza, que desde abril de 2015 colabora con la investigación, fue el que puso nombres y apellidos a las iniciales de la famosa agenda Moleskine de Granados. Hace escasas semanas aportó al juez documentos sobre el presunto cobro de comisiones ilegales de 3’6 millones por la adjudicación de tres obras del Metro de Madrid, mordidas que se repartió a partes iguales, según él, con Granados y López Madrid (yerno de Villar Mir, consejero de OHL, excompi ‘yogui’ de los Reyes de España y vinculado a diversas causas relacionadas con la presunta caja B del PP).


En las últimas semanas los principales acusados en las presuntas tramas de corrupción que envuelven al Partido Popular están hablando. A las palabras de Francisco Correa, Álvaro Pérez ‘El Bigotes’, Pablo Crespo y Ricardo Costa por la Gürtel, se suman ahora las de David Marjaliza y Francisco Granados por la Púnica. El castillo de naipes parece comenzar a caerse. Algunas cartas de la baraja empiezan a destapar el juego.


   Exdirectivo de Cofely confirma el pago de sobornos y apunta al director general
   Granados apunta a Cospedal en la adjudicación de las obras de metro en Boadilla del Monte (Madrid)
   López Madrid dice que las facturas entregadas por Marjaliza respondían a actividades reales de asesoramiento