Carme Forcadell sobre la DUI: “Yo no proclamé nada, señoría”

|


Carme Forcadell

Carme Forcadell, expresidenta del Parlament. Fuente: Europa Press


La expresidenta del Parlament trató de desvincularse y de echarse a un lado en cuanto a su implicación en el Procés en su declaración ante el juez Llarena del 9 de noviembre.


Carme Forcadell presentó tres líneas argumentales para desmarcarse de la acusación: ella no proclamó la independencia el 27 de octubre, como líder de la Cámara catalana solo se fijaba en la forma y no en el contenido de las propuestas de resolución que tramitaba y que renunciaría a su proyecto político si para ello se tuviera que usar la violencia.


Durante su interrogatorio, cuyos fragmentos de audio han sido publicados por La Vanguardia, la ahora diputada de ERC defendió ante el magistrado que el 27-O no se aprobó la DUI: “Yo no proclamé nada, señoría”. Y añadió, tras recordarle la fiscal que la lectura de dicha declaración por su parte la hizo a petición de su sucesor en el Parlament, que fue Roger Torrent el que le pidió que la leyera y que eso fue lo único que hizo leer el texto.


En esta misma línea Forcadell destacó que ella no tenía que leer las propuestas de resolución que tramitaba para llevarlas al pleno porque su intención era que se pudiera debatir sobre todo en el hemiciclo. Así dijo que ella tramitaba todos los escritos que le llegaban “siempre que estuvieran bien en la forma” y desvinculándose del contenido. Es más llegó a manifestar que las resoluciones de la Ley del Referéndum, la de Transitoriedad y el la de la DUI no las leyó.


Sobre la declaración unilateral de independencia la republicana afirmó que fue un mero acto político sin ninguna consecuencia y restó importancia a la tramitación alegando que esta iniciativa se tramitó como otras muchas: “Anuncié la aprobación como digo en todas las sesiones plenarias”. No obstante matizó y e insistió en que se trataba de una propuesta que se “presentó como otras tantas” y que “era una declaración exclusivamente política, simbólica” y que “no se publicó en el Boletín”, por lo que “no tiene efectos jurídicos ni prácticos”.


No hubo violencia


En cuanto a la existencia de violencia, su tercer argumento para convencer al juez Llarena, la expresidenta de la Cámara catalana hizo hincapié en que es absolutamente contraria a cualquier tipo de violencia y llegó a declarar que abandonaría su proyecto político si para lograrlo se tuviera que usar la violencia: “Soy radicalmente contraria a cualquier acto violento. Estoy dispuesta a renunciar a mis convicciones políticas si llevan un ápice de violencia”.


La política negó que hasta el momento el movimiento independentista catalán hubiera usado este tipo de actos y manifestó no haber percibido actuaciones violentass durante los incidentes del 20 de septiembre frente a la conselleria de Economía. En este punto dijo que solo vio “gente cantando y con claves” y añadió que tampoco el 1 de octubre vio violencia “por parte de las personas que fueron a votar”.


La actual diputada de ERC en el Parlament y que renunció a volver a ser nombrada presidenta de la Cámara en esta nueva legislatura consiguió librarse de la cárcel de Alcalá Meco, en la que pasó una noche, después de su declaración ante el juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena. En ella trató de echar balones fuera, despejes que le sirvieron para abandonar el centro penitenciario a cambio de una fianza de 150.000 euros.


   Cuixart culpa a una persona de prensa de Òmnium del tuit en el que se pedía frenar a la Guardia Civil
   ​Forn acusa a Pérez de los Cobos de dejar tirados a los Mossos en las reuniones del 1-O
   Junqueras declaró que el independentismo tiene “recorrido amplio incluso en el ámbito de la Constitución”