Jordi Sànchez pide que se aparte a un juez del Supremo por pertenecer a la APM

|


JordiSnchezANC

Jordi Sànchez, expresidente de ANC. Fuente: Europa Press


El abogado del expresidente de la ANC y número dos de la candidatura de JxCat, Jordi Sànchez, ha pedido este jueves que se aparte a un juez del Tribunal Supremo que deberá estudiar uno de sus recursos por pertenecer a la conservadora Asociación Profesional de la Magistratura (APM).


El letrado Jordi Pina ha presentado en el TS un incidente de recusación contra el magistrado Francisco Moterde Ferrer, ponente de la resolución que resulte del recurso de apelación presentado por Sànchez contra el auto en el que el juez Llarena denegó su solicitud de participar en la campaña electoral del 21-D.


En el escrito dice que el recusado es vicepresidente y miembro del Comité Ejecutivo de la APM, asocación que, según la defensa, destaca por haber emitido en redes sociales “numerosos mensajes que no solo denotan un abierto rechazo hacia la ideología política” que defienden los encausados, sino también demuestran unos “claros prejuicios respecto de la responsabilidad” de su patrocinado en el Procés, así como la “animadversión” hacia los investigados.


Pina, que adjunta al texto otro documento en el que se reproducen mensajes publicados por la entidad en Twitter, valora que estos ‘tuits’ suponen una “auténtica campaña mediática en redes sociales” emprendida desde cuentas oficiales de la asociación y señala que se trata de una “auténtica línea editorial de la APM” y no de “una opinión aislada y esporádica”.


En este punto reconoce que no se puede acreditar “quién es en concreto el autor de estos mensajes”, pero destaca que al haber sido emitidos en cuentas oficiales de la asociación, el magistrado “no puede haber permanecido en modo alguno ajeno”. De esta forma ve “razonable pensar” que el recusado “conozca y comparta la línea editorial que desde hace meses la APM sostiene”.



Entre los ‘tuits’ el abogado subraya varios de ellos: uno en el que la asociación manifiesta estar “preocupada” por los incidentes del 20 y 21 de septiembre ante las puertas de la conselleria de Economía durante el registro policial; otro en el que se le atribuye “haber incitado a miles de personas a rodear una comisión judicial y a destruir coches”, según el letrado; y otro en el que la defensa de Sànchez cree que se tacha en tono despectivo a los ciudadanos que reivindican la libertad del político al llamarles “amarillistas”. 


   ​Forn acusa a Pérez de los Cobos de dejar tirados a los Mossos en las reuniones del 1-O
   ​El segundo recurso contra el 155 también sigue con vida en el Constitucional
   ​Jordi Sànchez desvela “conversaciones” con el Gobierno de Rajoy antes del 1-O