​Forn acusa a Pérez de los Cobos de dejar tirados a los Mossos en las reuniones del 1-O

|


Forn

Joaquim Forn, exconseller de Interior. Fuente: Europa Press


Joaquim Forn declaró ante el juez Llarena sentirse dolido después de que Diego Pérez de los Cobos dejara ‘tirados’ a los Mossos d’Esquadra en una reunión de coordinación del operativo contra el 1-O, aseguró que no preveía que se produjera violencia el 1 de octubre y negó que tuviese la intención de convertir a la policía catalana en fuerza armada.


El exconseller de Interior, en la cárcel de Estremera desde el 2 de noviembre, dijo ante el magistrado del Tribunal Supremo que instruye la causa contra el Procés que el día del referéndum estaban previstas cuatro reuniones entre los cuerpos policiales, pero que el coordinador de la operación, el coronel Pérez de los Cobos, las desconvocó.


Según su declaración del 11 de enero, publicada por La Vanguardia, el político señaló que solo los Mossos se presentaron al primer encuentro y que cuando se lo comunicaron al alto cargo del ministerio de Interior éste les respondió que “se habían olvidado de la reunión y que el resto de reuniones quedaban desconvocadas”.


En este sentido el demócrata destacó que esta actuación les “dolió” porque se trataban de “reuniones importantes de coordinación” y, si bien admitió que tal coordinación existió, denunció que no se produjo “al nivel más alto”.


Joaquim Forn, que defendió que los Mossos cumplieron con las resoluciones judiciales el 1 de octubre, rechazó que se propusiese convertir a la policía catalana en una fuerza armada y también negó haber aceptado hacerlo en el caso de que se lo hubieran propuesto. “En ningún momento he jugado a los soldados ni a hacer ejércitos”, sentenció alegando que no comparte este tipo de ideas.


En cuanto al trabajo de la Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado durante la jornada de la consulta ilegal, el exconseller de Interior aseguró que “en ningún momento preveía que pudiese haber ningún tipo de violencia” y reprochó a la Policía Nacional y a la Guardia Civil la forma en la que se desplazaron a Catalunya. “Cuando salían de determinadas ciudades era al grito de ‘A por ellos’”, cosa que calificó de “error” teniendo en cuenta el contexto político.


La declaración de Forn, en la que también reconocía que el referéndum había sido ilegal y que acataba la Constitución y el 155, y la posterior renuncia al acta de diputado de JxCat no sirvió para convencer al juez Llarena que decidió rechazar su petición de excarcelación el pasado 2 de febrero.


El magistrado del Supremo consideró que el político había sido clave para la “inhibición” de los Mossos durante el 1-O y que su trabajo había estado orientado a “aparentar una voluntad de cumplimiento”, pero “poniendo en marcha un plan que impedía su observancia”. Se basó en el interrogatorio días antes de Pérez de los Cobos, que acusó a Forn de ejercer su “poder político” con el fin de “aprovechar el dominio orgánico y funcional sobre el cuerpo de agentes para conducir actuaciones judiciales al éxito del referéndum”. 


   Un juez investiga a dos antidisturbios por las cargas en un colegio de Barcelona el 1-O
   Junqueras declaró que el independentismo tiene “recorrido amplio incluso en el ámbito de la Constitución”
   ​Jordi Sànchez desvela “conversaciones” con el Gobierno de Rajoy antes del 1-O