Que no os engañen. Lo de Open Arms es un lucrativo negocio y un medio de vida para mucha gente

Si los estados no reclaman el monopolio de la protección organizada de la vida en la mar, seguiremos viendo cómo florece el próspero negocio del tráfico de seres humanos

FIN DEL HILO

— Agustín Rosety Fernández de Castro (@AgustinRosety) August 8, 2019